Melvin Martínez
  •  |
  •  |
  • END

Más de 200 niños resultaron quemados con juegos pirotécnicos en las fiestas de diciembre de 2006, y sin haber entrado en la temporada alta de diciembre, ya un niño falleció por quemaduras tras haber manipulado pólvora.

Por eso, las autoridades del Hospital “Fernando Vélez Paiz” hicieron ayer un llamado a la población para evitar más víctimas infantiles durante las fiestas de fin de año.

La doctora Martha Balladares, jefa de la Unidad de Quemados del “Vélez Paiz”, pidió a los padres de familia que no permitan que sus hijos manipulen juegos pirotécnicos.

El mensaje es claro: la pólvora no es un juego de niños. “No queremos que los niños sigan sufriendo por causa de una quemadura que les cambiará la vida por completo”, indicó.

Balladares dijo que el año pasado 25 menores resultaron heridos tras manipular pólvora.

Las autoridades del Hospital “Fernando Vélez Páiz” reiteraron ayer la necesidad de que las autoridades y padres de familia hagan cumplir las normas establecidas para el uso de la pólvora en el país.

Esta unidad de salud especializada en atender a niños quemados con pólvora ha diseñado un plan para atender cualquier caso de emergencia que se presente.

En 2006 bajaron casos

Según el reporte del Minsa, durante 2006 se presentaron 446 casos de personas lesionadas con pólvora, casi 200 menos que lo registrado en 2005.

“Aunque hubo una reducción en el número de casos de lesionados el año anterior, lo ideal sería que no se presentara ningún quemado en el año”, agregó.

Los departamentos que durante el año anterior presentaron el mayor número de casos fueron Managua, Masaya, León y Chinandega.

Ayer, las autoridades del nosocomio hicieron el lanzamiento oficial de la campaña de prevención de quemaduras: “Que el fuego no apague la sonrisa de los niños”.

La doctora Maribel Hernández, Directora del hospital, informó que han dispuesto un área específica para poder recibir la demanda que puede ocurrir por quemaduras, asegurar los insumos médicos y no médicos, y se ha organizado al personal para que cubra permanentemente cualquier emergencia. “La emergencia está abierta las 24 horas, al igual que la unidad de terapia intensiva y la sala de hospitalizados con sus recursos médicos, especialistas en cirugía plástica y quemados”.

La doctora Hernández informó que en el último año el número de niños quemados de forma general disminuyó en un 20 por ciento, entre otros factores, gracias a la labor educativa que desarrollan los medios de comunicación.

Medidas

Como parte de las medidas anunciadas por la Policía Nacional, los bomberos y el Minsa para reducir los accidentes con pólvora, se pretende reforzar los mensajes preventivos en medios como radio, televisión y prensa escrita.

La Policía incrementará la vigilancia para detectar venta de pólvora ilegal y ha puesto a disposición el número 118 para denunciar puestos clandestinos de venta. Actualmente, la pólvora es la cuarta causa de quemaduras en los niños. Las tres primeras son los líquidos calientes, las quemaduras por contacto (con planchas, por ejemplo) y las de fuego.