Miguel Carranza
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A 33 años de la muerte de monseñor Óscar Arnulfo Romero, miembros de las Comunidades Eclesiales de Bases de San Ramón y San Dionisio, municipios de Matagalpa, se comprometieron a retomar el consejo del mártir salvadoreño referido a la defensa de la Madre Tierra, y se pronunciaron en protesta por la tala de árboles en el Norte del país.

Los cristianos matagalpinos recordaron la homilía de monseñor Óscar Arnulfo Romero del 11 de marzo de 1979, donde expresó que “por un sentido de religiosidad, se debería luchar para que no se sigua empobreciendo y muriendo la madre naturaleza”.

“Queremos retomar su espíritu profético, ecológico, y escuchar cuál es el llamado y el compromiso que nos hace en defensa y para detener la destrucción a la cual estamos sometiendo a nuestra Madre Tierra”, expresaron en un comunicado los cristianos católicos al recordar el asesinato del sacerdote salvadoreño ocurrido en 1980.

Ecología, clave ante variabilidad climática

Los fieles católicos destacan en su pronunciamiento que la Ecología ha cobrado mucha importancia frente a la crisis climática mundial, y señalaron que esa lucha ecológica que tanto preocupó al cura salvadoreño debería ser también la lucha de los católicos.

“Queremos recordarles a los poderosos, a las grandes transnacionales y a los pequeños agricultores y a la humanidad, que destruir el ambiente, no solo es un error, es un pecado grave. Cuidar la naturaleza es un acto religioso, es un mandato de Dios”, expresaron los fieles católicos.

 

El compromiso

Inspirados en los consejos de monseñor Óscar Arnulfo Romero, las Comunidades Eclesiales de San Ramón y San Dionisio se comprometieron, a “erradicar la basura en las comunidades y hogares, así como exigir a las alcaldías que construyan parques y áreas verdes.

También hacen suya la responsabilidad de luchar para que las empresas constructoras no sigan destruyendo los bosques.

Asimismo, remarcaron que defenderán la naturaleza exigiendo que empresas y particulares dejen de contaminar los ríos, talar árboles, desperdiciar el agua, quemar la basura, envenenar el medio ambiente con la chimenea de los buses, también son acciones que alejan a los cristianos católicos del compromiso con Dios, exponen las comunidades eclesiales en su comunicado.