•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los 152 sacerdotes de la Arquidiócesis de Managua renovaron la mañana de este Jueves Santo sus promesas sacerdotales durante la solemne misa crismal donde el arzobispo Leopoldo Brenes Solórzano los exhortó a vivir con alegría su ministerio sacerdotal.

“Los sacerdotes debemos ser mediadores entre Dios y los hombres y no intermediarios o gestores porque estos últimos ya tiene su paga”, dijo el prelado a los sacerdotes a quienes recomendó poner su ministerio al servicio de los pobres, de los cautivos, de los más necesitados.

El arzobispo Brenes dijo que el sacerdote debe ir donde está el sufrimiento de sus feligreses, atendiendo a los enfermos, a los tristes y a los que están solos, “porque el perfume  que hemos recibido -oleos- no es para nosotros mismos porque si no se pondría rancio y el corazón amargo. Ese perfume es para el pueblo que Dios nos ha encargado”.

Durante la misa crismal el arzobispo bendijo los santos oleos que los sacerdotes utilizarán durante el año en la administración de distintos sacramentos como el bautismo, confirmación, unción de los enfermos.

Por la tarde de este Jueves Santo en todos los templos católicos se celebrará la misa con la que se conmemorará la última cena de Jesucristo con sus apóstoles y se reeditará el lavatorio de los pies.