•   Bluefields, RAAS, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En un operativo antidrogas, la Fuerza Naval de Nicaragua capturó una lancha rápida tipo Eduardoño, con dos motores fuera de borda, en la que varios narcotraficantes transportaban 100 tacos de cocaína, que pesaron un total de 116 kilos con 9 gramos, informó el vocero del Ejército de Nicaragua, coronel Orlando Palacios.

La lancha fue interceptada a unas 36 millas náuticas al noreste de Cayos Quitasueño y a 119 millas náuticas al noreste de Cayos Miskitos, en las aguas del mar Caribe recién restituidas a Nicaragua. El operativo se llevó a cabo a las 22:00 horas (10:00 pm), del jueves 4 de abril. La droga se encontraba embalada en 4 sacos y cada saco contenía 25 tacos.

El coronel Palacios aseguró que el operativo fue denominado “Operación Soberanía” y fue ejecutado en el marco de la cooperación con el Servicio Federal de Control de Drogas de la Federación de Rusia, empleando los medios navales que ejercen soberanía en las aguas restituidas a Nicaragua por la Corte Internacional de Justicia.

“En la persecución los narcotraficantes lanzaron al agua el cargamento, que fue recuperado por los marinos de la Naval, por lo que se presume que era más, pero aún estamos rastreando la zona”, indicó el vocero militar.

Se presume que el operativo neutralizó un trasiego de drogas que se llevaría a cabo en alta mar, ya que los narcotraficantes que conducían la lancha Eduardoño huyeron en una segunda lancha, en dirección sureste.

Según investigaciones de inteligencia de la Naval, en esos sectores de Sur a Norte, se desplazaría una lancha narcotraficante transportando importante cantidad de droga y que se realizaría en alta mar una transacción con otra embarcación.

“En (esa) zona ha andado operando el crimen organizado, nosotros estamos permanentemente ahí y este golpe es una demostración del brazo de nuestra soberanía en el ejercicio de nuestro espacio (marítimo), en el que estamos haciendo jurisdicción”, explicó el coronel Palacios.

La lancha narco, junto al cargamento de cocaína, fue trasladada al Distrito Naval del Atlántico, acantonado en Bluefields, Región Autónoma Atlántico Sur, donde se realizó la prueba de campo y el pesaje.

Ayer fue incinerada ante la presencia de representantes del Ministerio Público, confirmó a El Nuevo Diario el capitán de navío Pedro Jacinto Olivas, Jefe del Distrito Naval del Atlántico.