•   Mulukukú, Región Autónoma del Atlántico Norte, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A las 2:00 p.m. de ayer, en este municipio ubicado a 160 kilómetros de Matagalpa, se despejó el misterio sobre el paradero del pastor evangélico Róger Zeledón, de 89 años, luego que peritos y agentes de la Policía Nacional desenterraran su cadáver, sepultado en los potreros de la finca de uno de los supuestos autores del crimen, identificado como Edward Evener Zeledón.

El comisionado mayor Otilio Duarte, jefe de la Policía del Triángulo Minero, señaló que desde hace 10 días que conocieron sobre la desaparición del líder religioso, comenzaron a trabajar con la Inteligencia policial y militar, labor que los condujo al esclarecimiento del crimen, a la captura de dos de los supuestos asesinos y a localizar el cadáver de la víctima.

“Las investigaciones nos llevaron a dar con las personas que lo sacaron de la casa, siendo uno de ellos Ernesto Jarquín Orozco, de 40 años, capturado el 5 de abril, y al día siguiente se logró la captura de José Coronel Escoto, quien fue la persona que confesó la participación en el crimen, y quien (nos) llevó hasta el lugar donde lo habían enterrado”, aseguró el jefe policial a El Nuevo Diario.

Además de ambos sujetos, el comisionado mayor Duarte aseguró que también está involucrado el dueño de la finca donde fueron encontrados los restos del religioso, cuyo nombre corresponde a Edward Evener Zeledón, de 35 años, y quien es originario del departamento de Estelí. Ayer que fue desenterrado, el cuerpo de la víctima estaba en avanzado estado de descomposición.

“Nosotros estamos buscando a este señor (Zeledón) para que responda por este crimen, así como (sobre) el paradero de la camioneta que hasta la fecha no ha aparecido, pero lo importante es que el caso está esclarecido y estamos reuniendo todos los elementos necesarios para que las autoridades judiciales castiguen a los criminales”, dijo el jefe policial, quien aseguró que hoy lunes presentará a los dos detenidos que ya están en manos del Ministerio Público, para dar inicio al proceso judicial en su contra.

Lo llevaron engañado

Ester Zeledón Rayo, hija de la víctima, señaló que tanto Ernesto Jarquín Orozco como Edward Zeledón le debían dinero a su papá, hasta por más de C$1,000,000, y fingían ser grandes amigos (del pastor), ya que hasta se lo habían llevado a vivir con ellos unos días, pero fue para después asesinarlo, aseguró llorosa la joven.

Ella aseguró que los asesinos lo sacaron de la casa con engaño, invitándolo a trasladarse a la finca para pagarle el dinero que le debían, para comprarle supuestamente la camioneta y para celebrar, ya que habían matado una res. Por tanto, cuando llegaron a buscarlo a la casa nadie sospechó que terminarían asesinándolo.

“Nosotros nos dimos cuenta dos semanas después de que se lo llevaron, ya que nosotros pensábamos que estaba pastoreando una iglesia, pero fue hasta que los directivos de la iglesia llamaron preguntando por él (que) nos dimos cuenta que estaba desaparecido, y comenzamos a buscarlo entre los familiares. Al no encontrarlo, pusimos la denuncia en la Policía, y fue hasta hoy (ayer) que lo encontraron enterrado”, aseguraron los familiares de la víctima.

Familiares exigen justicia

Por su parte Efraín Zeledón, hermano del pastor asesinado, pidió a las autoridades que no dejen impune este crimen, y, principalmente, a los miembros de las Asambleas de Dios, que se unan al dolor de la familia para pedir justicia, ya que toda su juventud la entregó al Ministerio de las Asambleas de Dios.

El cuerpo de Róger Zeledón sería trasladado ayer por sus hijos y hermanos hasta el municipio de Wiwilí, departamento de Jinotega, de donde era originario y donde le darán cristiana sepultura.

Después del sepelio, sus hermanos, hijos y demás familiares, seguirán de cerca y con atención el juicio contra sus supuestos asesinos, para asegurar que sean castigados por ese crimen atroz.