•   Siuna, RAAN, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La prolongada sequía de los grifos del Hospital “Carlos Centeno”, de Siuna, concluyó este fin de semana, y el suministro de agua potable ya es permanente gracias a un proyecto ejecutado por el organismo estadounidense “Bridges to Community” (Puente entre Comunidades), que financió por entero las obras.

Hasta ahora, los pacientes internos en este pequeño hospital de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, tenían que pedir permiso para ir hasta sus hogares para hacer uso de sus letrinas, exponiéndose a un contagio, y, además, sus familiares viajaban largas distancias con bidones de agua para que ellos pudieran bañarse.

El centro asistencial atravesaba serias dificultades debido a que la Empresa Municipal de Agua Potable, adscrita a la Alcaldía de Siuna, les proporcionaba agua tan solo dos veces por semana, por un período de dos horas.

El doctor Aldo Chavarría, Director del “Carlos Centeno”, señaló que la ejecución de este proyecto “vale oro”.

“Un paciente que salía en busca de una letrina, se exponía a las bacterias de la calle y las podía traer al regresar al hospital. De esa forma nos podía contaminar la sala y al resto de acompañantes del miso cuarto”, explicó el galeno.

Faltaban maletas quirúrgicas

El funcionario recuerda que la escasez de agua les dificultaba mantener disponibles las maletas quirúrgicas. “Muchas veces no teníamos listas las maletas quirúrgicas por falta de agua. Se dificultaban el aseo de las sábanas y resto de ropa de cama”, comenta.

Ahora que ya todo será cosa del pasado, el galeno agradeció al Ejército de Nicaragua por su noble misión de garantizar el suministro del líquido cuando más lo necesitó el hospital, que atiende a los 100,000 habitantes de Siuna.

Meaghan Gruber, coordinadora de Bridges to Community, explicó que “el proyecto, que ya se encuentra en su fase final, lleva agua mediante el bombeo de un pozo que cuenta con un sistema de filtro, donde es clorada para que sea de mejor calidad”.

Proyecto en tres etapas

Gruber refirió que el proyecto fue realizado en tres etapas. La primera, en la que se invirtió US$7,000 y se ejecutó en 2011, incluyó la construcción de siete letrinas con un sistema de rampas para garantizar el acceso de los pacientes en sillas de ruedas.

La segunda fase se realizó en 2012, con un costo de US$33,000, y consistió en la construcción de siete duchas y dos inodoros que funcionan con un sistema de agua por lluvia, pero también serán conectadas al sistema convencional, ahora que la tercera fase (agua potable para todo el centro hospitalario) fue concluida a un costo de US$46,000.

La funcionaria de Bridges to Community dijo que cada 24 horas y durante 12 horas, se bombearán 6,000 litros de agua, lo que según un estudio es suficiente para el abastecimiento del hospital.

“Esta es la cantidad mínima de agua necesaria, correspondiente a la temporada seca, porque durante el invierno, el agua aumentará en el pozo, que está diseñado para tener líquido todo el tiempo”.

Apolinar Centeno, coordinador de proyectos de salud pública de Bridges to Community, explicó que la magna obra de mejoramiento del sistema sanitario del hospital, abarca la rehabilitación de inodoros, lavamanos, grifos, y la reparación de la caja de registro de aguas negras.

Centeno agregó que ya están suministrando agua, pero esperan dejar listo todo el proyecto a finales del presente mes, y entregarlo formalmente a las autoridades médicas del hospital en la primera semana de junio.

Hospital tendrá vertedero

Apolinar Centeno, coordinador de proyectos de salud pública de Bridges to Community, dijo a El Nuevo Diario que una vez que ese organismo concluya el proyecto acuífero, en junio próximo, trabajarán en la construcción de un espacio para el almacenamiento especial de la basura generada por el hospital.

El sitio permitirá que los desechos puedan ser clasificados, y contará con acceso óptimo para los camiones recolectores.

Datos

48

pacientes

internos es la máxima capacidad del Hospital “Carlos Centeno”, aunque en ocasiones se emplean camas adicionales.

4,844

pacientes

en promedio pasan por este centro asistencial cada año, según los registros médicos.

5,000

cirugías

se realizan cada año.

65

son los miembros del personal médico

del hospital, incluyendo 7 médicos especialistas, 5 médicos generales y 53 enfermeras, 21 de ellas profesionales.