•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una aparente venta anómala de tres concesiones para servicio de taxis, realizada por concejales de Nandaime, fue denunciada por miembros de la cooperativa de transporte selectivo El Nandaimeño y taxistas independientes.

Los taxistas argumentan que la cesión de estas placas irrespetó el proceso establecido en la Ley General de Transporte Terrestre, Ley 524.

Según los denunciantes, la compra-venta la realizaron dos funcionarios a puertas cerradas y agregaron que el dinero de la transacción ni siquiera entró a las arcas municipales.

Pero lo que más preocupa a los taxistas es que como resultado de este presunto problema de corrupción, ocurra una grave afectación al gremio como consecuencia de la circulación de más unidades. “Estamos saturados de taxis, 82 unidades es demasiado para este municipio tan pequeño. Estamos atravesando una crisis económica que es insoportable, ya no sabemos qué hacer, este empleo no genera grandes ganancias, quizás por eso muchos de nuestros compañeros están morosos con sus impuestos”, expresó Jorge Luis Cubillo, presidente de la cooperativa El Nandaimeño.

Deuda del gremio

Cubillo se refiere a una deuda de 71,600 córdobas que los taxistas tienen con la Alcaldía en concepto de permisos de operación y uso de piso, una cifra que ha venido acumulándose desde 2008, según confirmó el director de la Oficina de Recaudación de la municipalidad, Elmer Chavarría. Los afectados hicieron su reclamo durante una sesión ordinaria del Concejo, donde se declararon severamente afectados.

“Rogamos al Concejo que tenga flexibilidad al momento de tratar a los compañeros que están en deuda, debemos darnos cuenta que estamos en desventaja… además le pedimos que no haya pasadas de cuentas ni cacería de brujas. Es importante también analizar esos tres permisos de operación”, añadió el directivo del gremio.

Qué dice la ley

El artículo 51 de la Ley General de Transporte Terrestre dice que el otorgamiento de toda concesión deberá ser ofrecida en licitación pública, y el MTI o las municipalidades deberán hacer convocatoria pública para establecer las bases y condiciones del concurso.

Dicha convocatoria se publicará en tres ocasiones, con un intervalo de quince días, en un diario de circulación nacional para el caso de las intermunicipales, o por cualquier medio escrito en el ámbito intermunicipal.

Ninguna especificación fue cumplida por la Alcaldía de Nandaime, dicen los quejosos.

Alcaldía ordena mutismo

El Nuevo Diario trató de obtener la versión de las autoridades edilicias sobre el presunto caso de corrupción, pero por orientación de la secretaria del Concejo de Nandaime, María Lourdes Olivares, todos los funcionarios consultados se negaron a dar declaraciones.