•   Ocotal, Nueva Segovia, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El procurador departamental, Holman René Matamoros Artola, informó que recientemente se llegó a un acuerdo satisfactorio en el Juzgado Local Único de Jícaro, con una empresa minera --cuyo nombre no especificó--, última que entregó carretillas de mano y rastrillos, entre otras herramientas de mano, como forma de pago de resarcimiento por el aprovechamiento ilegal de minerales.

Agregó que la empresa estaba extrayendo brozas o sustratos del subsuelo para aprovechar la extracción de oro, “sin tener autorización de la autoridad competente en el municipio de Jícaro”, indicó.

Añadió que las personas responsables de este acto fueron detenidas por la Policía Nacional, y puestas a la orden de la Procuraduría Ambiental, y en el mismo acuerdo de resarcimiento de daños, incluyeron la entrega de 500 árboles para reforestación.

Maquinaria rompe suelos en área protegida

Otro caso que mencionó el funcionario es sobre una denuncia que interpusieron unos ciudadanos sobre la supuesta utilización de tractor de uruga para tumbar árboles de pino en el cerro El Avión, jurisdicción del municipio de Mozonte y dentro del Área Protegida Dipilto-Jalapa.

Dijo que el pasado 3 de abril, una comisión interinstitucional integrada por el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena, la Secretaría Ambiental de la Alcaldía, la Unidad de Delitos Especiales de la Policía Nacional y la Procuraduría Ambiental, inspeccionó el sitio donde estarían ocurriendo las anomalías.

Agregó que dicha comisión constató que el tractor era utilizado para jalar la madera tumbada, presuntamente autorizados por Inafor y Marena, en supuestas acciones de saneamiento.

“Que traigan esos permisos para analizarlos y valorarlos, y saber qué se permite en esa área protegida. Efectivamente, están tumbando árboles. Veremos la autorización hasta dónde abarca y si está dentro del rango legal”, demandó.

Matamoros Artola dijo que están en el proceso de averiguación, que incluye revisar lo dispuesto por Inafor y por Marena. En el caso, son tres personas de Ocotal las que están involucradas.

Asimismo, mencionó el caso de un incendio forestal en San Fernando, donde están siendo investigados dos propietarios de las áreas afectadas, de los que se presume mandaron a poner fuego para provocar la renovación de pastos y control de garrapatas.

Pirómanos queman más bosques que el año pasado

Según el mayor Leonardo Gutiérrez, jefe de la Defensa Civil en Nueva Segovia, en lo que ha transcurrido de este año, en el departamento han ocurrido 48 incendios forestales, que han afectado más de 1,300 hectáreas, un 14% más de lo registrado en 2012.

Los municipios afectados son Santa María, Macuelizo, Dipilto, Mozonte, Jalapa, San Fernando y Jícaro.

El peor de los siniestros ocurrió en la subcuenca del río Dipilto, donde una ignición iniciada en la finca La Cabaña, jurisdicción de Ocotal, en la víspera de Semana Santa, subió al municipio de Dipilto y carbonizó 650 hectáreas de pinares de regeneración y en desarrollo.

Añadió que el fuego fue combatido por una brigada de 40 dipilteños, incluidos la alcaldesa Karla Meléndez y el vicealcalde Franklin Moncada, así como obreros de una finca colindante, y una lluvia de seis horas terminó de apagar las brasas.

Según Gutiérrez, en el departamento existen 109 brigadas contraincendio con más de 1,000 personas.