•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un poco más de US$20,000 fue lo que pagó el comerciante Gerardo David Ocón Olivas por los 35 fusiles AK-47 propiedad de la Policía Nacional, y robados de una armería ubicada en el barrio Santa Rosa, en Managua.

Así lo revela la ampliación de acusación que presentó este lunes la Fiscalía contra Ocón Olivas, Vanesa Centeno Saballos, Barney Oporta Avilés --quien también es conocido como Luis Manuel Guido--, y José Adán Morales Castillo. Los últimos dos todavía no han sido capturados.

Ocón Olivas pagó US$20,500 por el armamento propiedad de la institución policial, según la ampliación de acusación presentada en el Juzgado Décimo Distrito Penal de Audiencia de la capital.

Vanesa Centeno Saballos, de oficio comerciante, facilitó su camioneta Mitsubishi placas M 005-523 para transportar las armas robadas hasta una casa en Laureles Sur; la camioneta fue conducida por Oporta Avilés, refiere la acusación fiscal.

De acuerdo con el escrito acusatorio, el noveno implicado en el robo del lote de armas es José Adán Morales Castillo, quien todavía no ha sido capturado. Este último --según el Ministerio Público-- fue quien recibió el armamento en la casa de Laureles Sur, una vez que fue robado de la armería.

La Policía recuperó todos los AK-47, el pasado viernes, al encontrar abandonados 32 de ellos en un cauce en Posoltega, Chinandega; antes habían ubicado cuatro en la casa de otro de los acusados.

¿Comerciante demente?

El juez Carlos Solís pidió a la dirección del Hospital Psiquiátrico Nacional que le informe si en ese centro asistencial recibe tratamiento médico Gerardo David Ocón Olivas.

Esto porque la defensa del comerciante Ocón Olivas alegó que este no puede estar en prisión por padecer problemas de salud mental.

La audiencia para Ocón Olivas y Centeno Saballos se realizará el próximo viernes, al igual que para los otros cinco procesados, que están en prisión preventiva desde el pasado viernes 5 de abril.