•   El Rama  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Sentada en unas piedras y debajo de una carpa de plástico para que no le diera el sol, se encontraba quebrando piedra con un mazo en el cerro de El Rama, Carla Rodríguez González, de nueve años. El polvo hacía lo suyo y le cubría toda su carita.

Era la mañana de un jueves, y la pequeña en vez de estar en la escuela se encontraba con su otra hermana, Yubelca Alejandra Sevilla González, de 14 años. La madre de ambas, María González, se encontraba fuera del lugar.

Según Carla, no fue a clase ese día porque no tenía chinelas y su mamá se las andaba comprando.

“Hoy no fui (a la escuela) porque no tengo chinelas, pero mi ‘mama’ me las anda comprado. C$10.00 me da mi ‘mama’ si hago una lata”, dijo la menor.

Explicó que ella asiste a clases, pues está en segundo grado en una escuela de El Rama, y por la tarde le ayuda a su mamá a trabajar en la pedrera del Cerro El Rama, su mamá le da C$10.00 por cada lata de piedrín. Su hermana Yubelca, aseguró que se gana C$50.00 al día por cinco latas.

La adolescente expresó que ella no asiste del todo a clases porque su mamá no puede comprarle todo lo que necesita para ir a la escuela.

Sin embargo, manifestó que le ayuda a la mamá con en ese trabajo por la misma pobreza en que viven, y no cuentan con la ayuda de nadie más.

Cooperados no llevan a sus hijos

Felipe de Jesús Pérez, Presidente de la Cooperativa “Augusto Sandino”, de Ciudad Rama, dijo que cuentan con 18 socios, de los cuales 11 son mujeres que trabajan en la pedrera, asegurando que ninguno de ellos lleva hijos a trabajar.

“Es un peligro que los niños estén aquí, porque les puede caer una piedra encima o se enferman, ya que hay mucho polvo y sol”, dice Pérez.

Aseguró que la delegada del Ministerio del Trabajo en Chontales, que atiende El Rama, Zelmira Guzmán, se ha presentado varias veces al lugar para hablar con los padres que no lleven sus hijos al lugar, pero poco ha logrado.

Debido a que las madres de las cooperativas se comprometieron a no llevar a sus hijos a trabajar, se les facilitó una trituradora con la que cuentan para quebrar el piedrín.

Bajan de 70 a 15 los niños trabajadores

José de Jesús Espinoza, coordinador del proyecto de zonas libres del trabajo infantil, dijo que antes en esa pedrera había alrededor de 70 niños trabajando, pero que esa cantidad ha bajado a 15.

De igual manera sucede en la pedrera “Julián Amador”. Según Espinoza, allí también hay 15 niños trabajando y 80 que corren riesgo de sufrir accidentes o enfermarse, puesto que las madres los llevan al sitio porque no tienen quién los cuide.

Mjguelina Herrera Flores, quien tiene 15 años trabajando en la pedrera, dijo que al día le pagan C$140.00 por cualquier cantidad que quiebre de piedras.

Por su parte, Zelmira Guzmán, delegada del Mitrab en Chontales y que atiende a la RAAS, aseguró que este mes (abril) instalarán las oficinas del Mitrab, es decir, una filial para garantizar no solo el derecho laboral de los trabajadores, sino para erradicar el trabajo infantil.

Aunque aseguró que el trabajo infantil ha bajado en un 90% en esos lugares, sin embargo, aún persiste el problema por la misma irresponsabilidad o necesidad económica de los padres.

No tienen con quién dejar a sus hijos

Hay madres que llevan sus hijos a trabajar. Otras, mientras ellas quiebran piedras, los infantes duermen en hamacas, debido a que no tienen quién los cuide en sus viviendas.