•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Unos 33 privados de libertad están aprovechando su estadía en las celdas preventivas de la Policía Nacional, en el departamento de Granada, para cultivar alimentos. Verduras y hortalizas que antes tenían que comprarse en el mercado, hoy solo hay que recogerlas de una huerta de dos manzanas de tierra, donde los reos han sembrado melón, sandía, pipián, yuca, chiltomas, naranjas, limón, mandarinas, plátanos, aguacate y hasta cacao.

La iniciativa responde a la Ley del Régimen Penitenciario y Ejecución de la Pena (Ley 473), que sugiere involucrar a los internos en labores de carácter educativo o formativo. “Este proyecto surgió hace siete meses con el propósito de reinsertarlos en actividades sociales, que se sientan útiles en este encierro, pero además queremos que aunque sea un poco ellos mismos contribuyan a su alimentación”, manifestó la jefa policial en Granada, comisionada mayor Fátima Flores.

Participan reclusos que ya tienen una sentencia judicial firme y que están pagando su condena en las celdas policiales debido a la sobrepoblación que existe en el Sistema Penitenciario Regional.

“Es bueno para nosotros”

La funcionaria reconoció que durante el invierno la cosecha baja considerablemente, sin embargo, dijo que lo importante es que los reos se mantengan distraídos o en actividad.

José Ramón Sequeira y Francisco Alemán Ruiz forman parte del grupo que goza del denominado “régimen abierto”; ambos dicen sentirse contentos con el trabajo que están desempeñando desde el año pasado. “Esto es muy bueno para nosotros porque nos ayuda, y nos mantiene ocupados el cuerpo y la mente”, enfatizó Alemán Ruiz.

Los privados de libertad que tienen buena conducta participan también en actividades de albañilería dentro del establecimiento carcelario. Precisamente, el lunes, algunos de ellos acondicionaron un pequeño patio con bancas de concreto donadas por el asesor presidencial, Bayardo Arce, y gestionadas por los diputados ante la Asamblea Nacional, Guillermo Arce y Alejandro Delgado.

Régimen abierto

El artículo 59 de la Ley del Régimen Penitenciario y Ejecución de la Pena (Ley 473), señala que el régimen abierto está fundamentado en la disciplina aceptada voluntariamente por el privado de libertad y la ausencia de controles rígidos.

En este régimen se deben planificar y elaborar programas cuyos objetivos sean el trabajo, posibilidad de actividades laborales externas o trabajos eventuales en el exterior del centro penitenciario, y otras actividades de carácter educativo o formativo, cultural o cualquier otra, que permitan preparar a los internos para su reinserción en la sociedad.