•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Nuria Dixon es una joven garífona soñadora, pero que lucha por hacer realidad sus sueños, aún por muy fantasiosos que estos parezcan. Desde que era estudiante de secundaria, soñaba que un día iba a tener su propio negocio. No estaba clara de qué, pero una fuerza interna la impulsaba.

Lo primero que hizo al bachillerarse fue salir de Laguna de Perlas y viajar a Managua, donde estudió Administración Turística y Hotelera. Cuando salió de la universidad se fue a los Estados Unidos a trabajar, y al año regresó a Bluefields.

Nuria cuenta que su destino cambió cuando regresó a Managua a estudiar un posgrado. Mientras estudiaba y trabajaba para una empresa española en la capital, a Dixon le salió la oportunidad de participar en una competencia de planes de negocios promovida por una ONG nacional.

“Pagué 25 dólares para participar, y al final de 6 meses, luego de formular mi proyecto y presentarlo a los jueces, llegué a la etapa final y gané 10 mil dólares con mi propuesta de turismo”, dice Nuria.

Su proyecto consistía en construir un hotel ecológico en Laguna de Perlas, con elementos naturales de la zona. “Tuve la oportunidad de viajar a Costa Rica, Honduras, Gran Caimán y después a Estados Unidos y siempre fui tomando fotos de sitios turísticos, diseños diferentes, pero un día me enseñaron una foto de Bora Bora, en Indonesia y me dijeron: “¿Por qué no lo haces en el agua?”, y comencé a buscar información en internet y me informé si era posible hacerlo aquí”.

“Claro, tuve problemas para conseguir los permisos, y al final decidí hacerlo a la orilla de la laguna. Es un restaurante tipo ranchón, el Queen Lobster y dos cabañas ecológicas de bambú, sobre el agua, acondicionadas con camas, baño, corredor y una vista preciosa de la laguna”, sostiene la joven empresaria.

Impulsa proyecto de desechos sólidos

Nuria Joyce Dixon Curtis nació en Laguna de Perlas, municipio de Bluefields, en la Región Autónoma Atlántico Sur (RAAS).

Trabaja por la unidad de empresarios turísticos de la zona, velando por la calidad de la oferta turística. Es impulsora del proyecto de manejo de residuos sólidos para promover un sistema de reciclaje de la basura que beneficie a Laguna de Perlas y Kukra Hill.

En 2012 recibió el galardón como Mejor Joven Empresaria, de parte del Cosep. Es coordinadora de la Cámara Nacional de Turismo en Laguna de Perlas.

 

Pocos sitios de recreación

Laguna de Perlas es una comunidad de pescadores con pocas opciones de recreación, donde la mayoría de la gente depende de la pesca artesanal.
La comunicación con Bluefields solo es posible por agua, viajando en pangas y barcos de pequeño calado. Por tierra, el camino es malo en verano y en invierno es casi misión imposible transitar por los atolladeros que se forman por las lluvias.
Aún así, Laguna de Perlas tiene su encanto y muchos turistas extranjeros están tomando esta ciudad como destino turístico. De eso está consciente Nuria, cuando dice:
“Laguna de Perlas está en un momento donde hay muchas oportunidades, especialmente en el tema del turismo, quiero tomar ventaja de esa falta de visión para tratar de ser una de las líderes en turismo aquí”, asegura.