•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El cardenal italiano Lorenzo Antonetti, que fue presidente de la Administración del Patrimonio Apostólico de la Santa Sede (APSA) y nuncio en Nicaragua y Honduras, falleció hoy en la ciudad norteña italiana de Novara a los 90 años de edad, informó el Vaticano.

Tras conocer su fallecimiento, el papa Francisco envió un telegrama de pésame al arzobispo de Novara, Franco Giulio Brambilla, y a sus familiares, en el que expresó su pesar por la muerte de purpurado y destacó la "diligente colaboración" con la Santa Sede, "allí donde estuviese".

El papa Francisco resaltó asimismo el celo sacerdotal y fidelidad al Evangelio que siempre mostró.

Lorenzo Antonetti nació en Romagnano Sesia (Novara) el 31 de julio de 1922. Fue ordenado sacerdote en 1945 en Novara y entró en la Academia Pontificia Eclesiástica, la escuela diplomática de la Santa Sede.

Prestó servicios en las nunciaturas de Beirut, Caracas, París y Washington. Fue nuncio en Nicaragua y Honduras (1968-1973) y en Kinshasa, del por entonces Zaire.

Fue presidente del APSA, el organismo que controla la administración del patrimonio apostólico de la Santa Sede, desde 1995 a 1996, año en el que fue nombrado delegado pontificio para la Patriarcal Basílica de san Francisco de Asís (Italia), hasta 2006.

Fue creado cardenal por el papa Juan Pablo II en el consistorio que celebró el 21 de febrero de 1998.

Con su muerte, el Colegio Cardenalicio queda compuesto por 205 purpurados, de ellos 113 menores de 80 años, que pueden participar en un eventual cónclave, y 92 que superan los 80 años y no pueden participar, aunque si pueden ser elegidos papa.