Róger Olivas
  •   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Este verano ha sido destructivo para bosques, pastizales, zacateras, tacotales y matorrales, debido a que se quemaron 8,000 manzanas en las áreas protegidas del complejo volcánico Chonco-San Cristóbal-Casita y Volcán Cosigüina.

Una fuente vinculada a las investigaciones de los siniestros informó que del 2 al 6 de marzo, las quemas agrícolas incendiaron 100 manzanas de diversas especies maderables en Santa Cruz.

Luego, el 3 de marzo comenzó un incendio que se extendió hasta el 8 de marzo, devorando 2,000 manzanas en San José del Obraje. El primero de marzo un siniestro que fue sofocado hasta el 7 de marzo, arrasó 1,000 manzanas en Loma Atravesada.

Incendio de 96 horas

El 29 de marzo, en Las Grietas, se registró un incendió de 96 horas, con 480 manzanas quemadas. Y el 8 de marzo, en La Subidona, Posoltega, el fuego arrasó 14 manzanas.

El 28 de marzo en Catín, comarca San José, las llamas devoraron 20 manzanas. En la comunidad “Rolando Rodríguez”, Posoltega, un incendio de 48 horas arrasó 300 manzanas; el 5 de marzo, un incendio terminó con cinco manzanas en El Porvenir.

Del 9 al 12 de marzo, en La Piscina, reserva del Volcán Cosigüina, se produjo un incendio que devoró 400 manzanas de áreas agrícolas y bosque tropical seco. El siniestro fue provocado por extractores de miel de abeja. Y del 2 al 9 de marzo se produjo un incendio que arrasó 4,000 manzanas en La Borona y en La Huertecita, en la misma reserva

 

Brigadas en acción

En el control de los siniestros participan brigadistas voluntarios, técnicos del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, del Instituto Nacional Forestal, efectivos del Ejército, bomberos federados y bomberos voluntarios.