•   Washington, D.C.  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

María Lacayo, originaria de Nicaragua, tiene 20 años de residir en Estados Unidos, y desde entonces busca cómo legalizar su situación migratoria; vive con su familia y ayer se hizo presente en la marcha a la que diferentes organizaciones civiles proinmigrantes convocaron para exigir la pronta aprobación de una reforma migratoria que garantice a unos 11 millones de indocumentados de distintas nacionalidades, permanecer en este país de manera legal y definitiva.

La comunidad nicaragüense de Virginia, Maryland, y otros estados aledaños a Washington DC, se congregaron frente al Capitolio --sede del Congreso norteamericano--, junto a inmigrantes de otras nacionalidades, entre ellos salvadoreños, hondureños, mexicanos, venezolanos, colombianos y guatemaltecos, además de ciudadanos de ascendencia asiática.

“El momento es ahora”. “Aquí estamos y no nos vamos; y si nos echan, nos regresamos”, eran algunas de las consignas que coreaban los asistentes a la multitudinaria marcha apoyada también por organismos de la comunidad afrodescendiente.

El alcalde de Washington DC, Vincent Gray, felicitó a los presentes en el Capitolio, y recordó que él emitió una ordenanza que prohíbe a los miembros de la Policía Metropolitana revisar el estatus migratorio de cualquier ciudadano en la ciudad capital. Incluso, se pronunció a favor de una reforma migratoria que no solo conlleve a la legalización de los inmigrantes, sino también que automáticamente permita la agilización del trámite para obtener la ciudadanía.

Durante el evento cívico también hablaron congresistas que respaldan una “amplia reforma migratoria”, entre ellos Luis Gutiérrez y Robert “Bob” Menéndez, quien, al concluir su discurso en inglés, gritó en español: “Sí se puede, y sí lo vamos a hacer”.

Por su parte, el congresista Luis Gutiérrez reconoció que “existen algunos que se oponen” a una reforma migratoria, en clara alusión a colegas suyos dentro del Congreso norteamericano. Sin embargo, Gutiérrez los instó a que cambien de opinión y respalden esta reforma.

 

“Si pagamos, tenemos derechos”

Mientras tanto, Víctor Ramírez, considerado un “héroe de la causa proinmigrante” en Maryland, dijo que los hispanos residentes en EE.UU., “independientemente de sus estatus migratorios, trabajan y pagan sus impuestos con los que se financian nuestras escuelas; contribuyen a los ingresos de nuestros condados (municipios) y al desarrollo social y económico del país”, y que, por tanto, deben gozar del beneficio de vivir legalmente en él.

Los asistentes a la marcha exigieron también al presidente Barack Obama no retrasar más la iniciativa de reforma migratoria. Los líderes de la manifestación recordaron que “por cada día de retraso (de la reforma), miles de familias son separadas”, debido a las deportaciones.

Cabe señalar que la realización de esta marcha estuvo precedida de una redada que realizaron agentes de migración en diversas localidades, entre ellas la zona de Anandale, en el estado de Virginia. Al menos un joven de esta localidad fue detenido, y hasta el momento sus familiares desconocen su paradero; de manera extraoficial se conoció que el joven es de origen salvadoreño, y tenía poco más de un año de haber llegado a Estados Unidos.