•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El 72.9% de los empresarios nicaragüenses considera que el sistema judicial no es confiable, aunque la situación presenta una leve mejora, según la cuarta encuesta de Confianza e Intención de las Empresas, realizada por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides.

En la encuesta que Funides realizó a 58 empresas y que representan el 30% del valor bruto de producción del país, los empresarios afirmaron que además de la desconfianza en la aplicación de justicia, también perciben mucha corrupción en las instituciones del Estado.

Otros de los factores negativos para los negocios, según los empresarios, son el alto precio de la electricidad y el costo de la materia prima o la mercadería.

Antonio Lacayo, miembro de la Junta Directiva de Funides, indicó ayer que mientras en el país existan problemas de propiedad y el sistema judicial no los resuelva, los empresarios tendrán desconfianza.

“Eso es grave, porque mientras exista desconfianza en las autoridades judiciales, el inversionista tiene temor de venir a invertir”, recalcó Lacayo.

Puntos positivos

El Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri, indicó que la encuesta refleja tres realidades diferentes.

“Esta encuesta demuestra que las perspectivas del sector son muy altas, que tenemos una buena expectativa del clima de negocios, pero que también seguimos con una muy alta desconfianza ante el sistema judicial”, señaló.

El ex vicepresidente de Nicaragua y ahora diputado, Jaime Morales Carazo, indicó que esa falta de confianza en el sistema judicial por parte de los empresarios es muy negativa para la imagen del país desde el exterior.

“Hay irregularidades de algunos jueces, es cierto, pero no se debe generalizar, pero por eso es que existe esa percepción”, afirmó.

Por otra parte, la encuesta resalta que las intenciones de aumentar los empleos por parte de los empresarios ha mejorado. Según ellos, los tres factores de mayor incidencia positiva en la actividad económica han sido la demanda interna, la disponibilidad de crédito y la disponibilidad de mano de obra calificada.