•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los nicaragüenses gastan (consumo más inversión), entre el 23 y el 32% más de lo que producen, y este exceso de gasto es financiado con recursos externos que incluyen remesas, donaciones, préstamos e inversión extranjera, revela el informe de coyuntura económica del primer trimestre de 2013 de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides.

Sin embargo, ese apoyo externo al déficit se ha reducido considerablemente en los últimos años, debido a una menor recepción de donaciones y de préstamos, tanto al sector privado como al gobierno, agrega el informe.

cooperacion

Añade que en 2006, el apoyo de la cooperación externa al déficit era del 85%, mientras que el año pasado la misma se redujo hasta el 65%.

En 2006, el déficit era de US$1,850 millones, y el año pasado fue de US$2,650 millones, dice el informe.

Lo que preocupa a los empresarios, además de la disminución del apoyo al déficit, es que en los últimos años la composición de ese apoyo externo ha cambiado considerablemente, y ahora depende mucho de Venezuela, indica el estudio.

“No es bueno depender de un solo donante si no es efectivo en cuanto al crecimiento económico, como sí ha sido efectiva la donación tradicional de organismos multilaterales y otras fuentes”, añadió Carlos Muñiz, Director Ejecutivo de Funides.

El informe señala que la disminución de las donaciones y de los préstamos de fuentes tradicionales ha sido compensada por el aumento en la inversión extranjera y el apoyo de Venezuela a través de Albanisa. El año pasado, la inversión extranjera financió el 35% del déficit y el apoyo de Venezuela el 22%. Las remesas fueron la principal fuente de apoyo externo, con el 38%.

“Estamos sustituyendo la cooperación tradicional por la cooperación venezolana, es decir, que estamos dependiendo más de un país (para financiar nuestro déficit), y antes teníamos una lista más amplia de cooperantes, pero preocupa mucho que las donaciones y préstamos al gobierno han bajado tanto en términos absolutos como relativos”, señaló por su parte el economista René Vallecillo.

El economista sugirió que Nicaragua debe buscar una mayor cooperación de países como México, Brasil, Chile, Colombia y las naciones emergentes, como China, Sudáfrica e India.

 

Evolución del apoyo externo

El informe de Funides indica que en 2006, por ejemplo, el mayor financiador del déficit externo de los nicaragüenses eran las remesas, seguidas de las donaciones y de los préstamos al gobierno, las donaciones al sector privado y la inversión extranjera.

No obstante, en 2012, las remesas continuaron siendo las que mayor aporte realizaron al déficit externo, seguidas de la inversión extranjera y del apoyo externo de Alba. En cuarto lugar están las donaciones y préstamos al gobierno.

El año pasado Nicaragua recibió en concepto de remesas US$1,014 millones, alrededor de US$1,102 millones en inversión extranjera directa, IED y la cooperación externa ascendió a US$1,342 millones, de los cuales US$765.6 millones correspondieron a la cooperación de Venezuela, que desde 2007 suma US$2,996.6 millones.

Estos cambios en las fuentes, el destino y la composición del apoyo externo, contienen elementos positivos y negativos. Lo positivo es el fuerte aumento de la inversión extranjera, y lo negativo es que la disminución de las donaciones implica que el apoyo externo es más costoso para el país de lo que podría ser, y “la alta dependencia del apoyo venezolano aumenta la alta vulnerabilidad externa que tiene el país”, indicó Muñiz.

El informe de Funides indica que los flujos de cooperación destinados al gobierno en el período 2006-2012, bajaron del 72 al 35%, mientras que los destinados a Albanisa pasaron de nada a 41%, y los dirigidos al sector privado bajaron del 28 al 24%.

Asimismo, las donaciones bajaron del 40 al 21% de la cooperación oficial, mientras que los préstamos subieron del 60 al 80% en el período descrito.

 

A trabajar duro

El economista René Vallecillo sostiene que ante este escenario de gastos, los nicaragüenses deben trabajar muy fuerte para poder financiar el déficit con sus propios recursos.

 

 

 

“Para eso debemos buscar nuevos mercados, nuevos cooperantes, ya que antes recibíamos más donaciones y menos préstamos, y ahora es lo contrario, recibimos más préstamos y menos donaciones”, señaló.