•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los productores de arroz y de otros cultivos agrícolas, los supermercados, las tiendas comerciales, la producción de alimentos refrigerados, en fin, la gran mayoría de sectores que mueven la economía del país, resultarán afectados con el incremento del 7.78% a la energía eléctrica que se aplicará a partir de este lunes.

Economistas, empresarios, productores y dirigentes comunales consideran que después que se haga realidad el ajuste a la tarifa eléctrica, anunciada por el Instituto Nicaragüense de Energía, INE, los precios de los principales productos y servicios que demanda la población se incrementen considerablemente, lo que podría afectar la meta de inflación proyectada para este año, y principalmente el poder adquisitivo de los consumidores.

Fernando Chamorro, presidente de la Asociación Nicaragüense de Arroceros, ANAR, explicó a El Nuevo Diario que este incremento en la tarifa eléctrica afectará al consumidor final, porque ellos (productores) tendrán que reajustar el precio de acuerdo a los costos de producción.

“Esto incrementará los costos de producción para los productores, porque utilizan energía para realizar la irrigación, y a los industriales porque también necesitan energía para procesar el producto. Al final quienes pagan los platos rotos son los consumidores”, indicó Chamorro.

El Presidente Ejecutivo del INE, David Castillo, anunció que a partir del 15 de abril se aplicará el reajuste del 7.78% en la tarifa de energía eléctrica para los consumidores de más de 150 kilovatios al mes, y que suman unos 147,500 usuarios, incluida la empresa privada.

“Tendríamos que ver qué porcentaje de nuestro costo total de producción es energía, en esa medida se estarían reajustando los precios”, explicó el presidente de ANAR.

En tanto Eduardo Fonseca, Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Nicaragua, Caconic, afirmó que para el sector comercio el problema es muy serio.

“Este incremento en la tarifa eléctrica afectará a todos los establecimientos comerciales, desde el más grande hasta el más pequeño, y por último el mayor afectado será el consumidor”, señaló Fonseca.

El dirigente de los comerciantes indicó que actualmente la tarifa del sector comercial es la más alta del país.

“Las tiendas, los supermercados, los centros comerciales, todos ellos necesitan mucha energía, necesitan luz todo el tiempo y esto los afectará en gran medida, lo que vendrá a incrementar los precios, sobre todo de aquellos productos que necesitan de mucha refrigeración, como la carne y los lácteos”, indicó.

Podría afectar inflación

Mario Arana, economista y expresidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, señaló que este incremento en la tarifa eléctrica podría tener un efecto negativo en los índices de inflación del país.

“No es como para sacarla de un dígito, pero sí tendrá un impacto negativo, por lo que los consumidores deben hacer énfasis en la eficiencia energética, es decir, utilizar menos energía, esa es la única manera de defenderse, porque al final todos vamos a pagar más”, señaló.

Arana explicó que esta alza se debe, primero al precio internacional del petróleo, al reconocimiento a la distribuidora por las pérdidas, los costos de generación, “todos los costos de producción de energía tienen mucha presión”, señaló.

Convocarán a marchas

Enrique Picado, dirigente del Movimiento Comunal Nicaragüense, MCN, rechazó el incrementó en la tarifa eléctrica y manifestó que desde ya están convocando a todos sus miembros en los diferentes departamentos del país, para que se movilicen en contra de esta alza que vendrá a afectar a los menos pudientes.

“Nosotros rechazamos el incremento en la tarifa energética, ya que aquí no solo está en juego el precio de la luz sino que esto conllevará de manera automática a un alza en los principales productos de la canasta básica”, indicó Picado.