Orlando Barrios
  •   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El panorama es desolador. La batalla titánica de más de 300 hombres, entre miembros del Ejército, Bomberos y brigadas municipales continúa en un extremo esfuerzo por sofocar el fuego en la zona norte de la ladera del Parque Nacional Volcán Masaya, donde se han perdido flora y fauna.

Decenas de animales han huido en busca de un refugio para no ser alcanzados por las llamas, que han consumido una buena parte de la vida silvestre de esta zona.

Ayer se esperaba que los miembros de la Unidad Humanitaria de Rescate del Ejército, Bomberos de Masaya, Nindirí y Managua, extinguieran el siniestro en la parte norte del volcán, pero la tarea ha sido difícil.

Bernardino Bermúdez, delegado del Sistema Nacional de Prevención de Desastres de Masaya, Sinapred, informó que es normal que se reactiven los focos, porque es una zona de piedra quemada.

El comandante Léster Villarreal, jefe del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Masaya, comentó que en la zona se ha colocado un puesto de mando, conformado por 15 personas, las que son relevadas cada 24 horas y cuentan con pipas de agua de la Alcaldía de Masaya, Nindirí y Managua.

El subteniente Marlon Calero, del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Masaya, dijo que hasta el momento aunque las dimensiones de las llamas han disminuido, no se ha avanzado en reducir la combustión.