•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Las áreas calcinadas por incendios forestales en Nicaragua han aumentado 144.4 % en lo que va de año con respecto al mismo período de 2012, advirtió hoy el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres, Sinapred.

"Hemos tenido (afectaciones), en términos de extensión, de 22,000 manzanas (15,375 hectáreas), contra 9,000 manzanas (6,290 hectáreas) del año pasado, en un período similar", declaró a medios oficiales el presidente ejecutivo del Sinapred, Guillermo González.

El funcionario alertó que, del total de territorio quemado, 9,084 hectáreas se encuentran en áreas protegidas.

El caso más notorio recientemente fue el incendio en la falda del volcán Santiago de Masaya, que acoge el Parque Nacional del mismo nombre y al sureste de Managua, donde arrasó al menos 400 hectáreas de bosque seco.

González observó que el problema "no sólo es que se quemó el bosque" en las áreas protegidas, "sino lo que está ligado a las fuentes de agua".

Las autoridades del Sinapred creen que las causas principales de las quemas extendidas están en las prácticas agrícolas.

"Estamos luchando contra aspectos que tienen que ver con temas culturales: en el campo preparan la tierra (para sembrar) quemándola", anotó el titular del Sinapred.

En Nicaragua es común que los campesinos eliminen la maleza con fuego.

Los incendios forestales o agrícolas se dan cuando se pierde el control de estas quemas.

González explicó que estas prácticas, en condiciones de ambiente seco y vientos fuertes, causan que el fuego se extienda con mayor facilidad.

"Creemos que tenemos control del incendio, (pero) cuando te das cuenta, ya se ha propagado", indicó.

En Nicaragua los meses secos están entre diciembre y los primeros días de mayo. Marzo y abril son los más secos y cálidos, según los registros del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

González mencionó que el año pasado dejó de llover desde octubre, por lo que es normal que abril se muestre más seco.

En 2012 la cantidad de áreas afectadas sumó 9.886 hectáreas. Un año antes la cifra fue de 12,578 hectáreas.