Rafael Lara
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Red de Mujeres contra la Violencia, RMCV, demandó justicia en el caso de dos mujeres que guardan prisión por supuesto maltrato contra sus parejas, varones, y advirtieron que algunos hombres agresores están utilizando procesos legales para enjuiciar a sus parejas y arrebatarles sus bienes.

Uno de los casos es el de Luz Marina López Delgado, habitante del barrio Ciudadela Nicaragua, en Managua, quien tiene alrededor de 20 días tras las rejas mientras espera la próxima audiencia en mayo.

Acusada por el delito de violencia intrafamiliar, VIF, fue detenida por agentes de la Estación VII, y está bajo prisión preventiva dictada por la jueza local, Indiana Gallardo.

Su mamá, Julia del Socorro López, junto a dos de sus nietos que estaban al momento de la detención, aseguran que llegaron a la casa con lujo de violencia, y ante los gritos de sus hijos menores de edad, que expresaban que ella no era ninguna delincuente, la respuesta fueron improperios, mientras la sacaban de su hogar esposada y sin explicarle el porqué.

Señaló que la verdadera víctima del caso es su hija, quien desde los 19 años se convirtió en pareja de Félix Mejía Gómez, de 45 años, y desde entonces ha vivido un calvario por el maltrato sufrido, a tal punto que tuvo que salir de la casa por no soportar las golpizas que le propinaba Mejía.

Comentó que, aparentemente, una de las motivaciones del marido es no ceder el inmueble al que ella tiene derecho.

Damaris Martínez, responsable de incidencia de la RMCV, comentó que entre 2007 y 2008 López Delgado interpuso denuncia por VIF contra Mejía, ante la Comisaría de la Mujer, sin que las autoridades lo detuvieran, además, tiene sentencia firme por pensión alimenticia.

El acusador Félix Mejía Gómez alegó que ellos estaban separados, y que ella abandonó su hogar por cuatro años y dejó a sus hijos.

Al preguntar cuál era el tipo de maltrato que recibía, se limitó a decir que todo estaba en el expediente judicial y que no tenía más qué agregar hasta la cita de la próxima audiencia, que será el 3 de mayo. Además, negó que su interés sea la propiedad.

Acusada y condenada

El segundo caso es el de Eva María Reyes Baca, quien desde 2008 acusó por VIF, acoso y amenazas a su marido, el abogado holandés Guido Emile Vioen. Ambos trabajaron en la formulación de proyectos turísticos en Chinandega, y con él formó una sociedad anónima, por lo cual adquirieron bienes comunes y particulares.

Emile Vioen, en respuesta, promovió una serie de acusaciones, entre estas hurto y falsificación, que incluso la llevaron a las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial, y posteriormente fue procesada y condenada.

La abogada Rosario Flores dijo que su defendida, Eva María Reyes Baca, fue condenada a ocho años de prisión, con sentencia firme, dado que alguien interpuso un documento falso aduciendo que la parte afectada se abstenía de apelar.

Señaló que esta una de las situaciones anómalas que se enfrentaron en el proceso.

 

Denuncias de hombres

Según el anuario estadístico de las delegaciones forenses del Instituto de Medicina Legal, ILM, en 2012 se registraron 1,785 denuncias por violencia intrafamiliar por parte de varones, lo que representa el 19.81% de las denuncias a nivel general, en comparación con el 80.19% de casos de mujeres maltratadas.

La cifra bajó en comparación con el año anterior, 2,616 casos de varones en las estadísticas del 2011, del IML. Según el análisis, el género masculino se ve más afectado, pero en el grupo entre 0-13 años de edad, con un 75% del total evaluado. Otra parte son ancianos. Sólo un mínimo de varones jóvenes denuncian ser afectados por los maltratos de sus parejas.