Matilde Córdoba
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El costo económico de la inseguridad se traduce en la reducción de más del 7% del Producto Interno Bruto, PIB, en algunos países latinoamericanos, aseguró ayer el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, Luis Alberto Moreno, durante un panel celebrado en Washington, en el que participó el presidente salvadoreño Mauricio Funes.

Para hacer este cálculo, Moreno tomó en consideración los costos en pérdida de productividad y turismo, así como los gastos en asistencia médica, justicia y prevención.

Según Moreno, es una paradoja el hecho de que la región haya avanzado en términos sociales y económicos, y simultáneamente hayan aumentado los índices de inseguridad ciudadana.

A su criterio, esto se debe a que “el crecimiento económico ha sido más rápido que el ajuste y el fortalecimiento de las instituciones que gestionan la seguridad”.

“La región está en auge, con democracias estables, y una creciente clase media, pero al mismo tiempo sigue siendo una de las más inseguras del mundo después de África, y aunque en Latinoamérica vive el 8% de la población mundial, se cometen allí 20% de todos los homicidios del planeta”, afirmó Moreno durante el panel organizado por el BID y el Banco Mundial, transmitido en vivo por internet.

Para graficar el problema de la inseguridad ciudadana, Moreno comentó que en un “día típico” en América Latina y el Caribe “morirán unas 27 personas por infección con el Mal de Chagas; unas 32 mujeres perderán la vida por complicaciones del parto; unas 156 personas fallecerán por enfermedades relacionadas con el SIDA, pero ninguno de esos riesgos se aproxima al de una muerte violenta. Cada día en América Latina y el Caribe 350 personas son asesinadas”.

“Seis de los 10 países con las peores tasas de homicidios del mundo se encuentran en esta región. De hecho, aunque América Latina y el Caribe representan apenas el 8% de la población mundial, en la región ocurren casi un tercio de todos los homicidios registrados en el planeta”, agregó.

El presidente salvadoreño Mauricio Funes, quien participó en el panel, contó la experiencia en ese país tras la tregua pactada con las pandillas. Dijo que los homicidios han

bajado en un 52%.

 

350 muertes violentas

Cada día en América Latina se producen 350 muertes violentas. Una cifra superior a la ocasionada por las distintas enfermedades que azotan la región.