•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las fumigaciones con insecticidas y herbicidas que algunos productores de arroz realizan por medio de avionetas, mantiene en zozobra a las familias que habitan en Malacatoya, al norte de Granada, que temen que el descontrolado uso de agroquímicos impacte en la salud humana.

La labor de fumigación ha sido útil para la eliminación de las plagas que intentan dañar los arrozales, muy comunes en esta zona, pero la gestión inadecuada está dejando a las personas expuestas al daño, manifestó don José Saturnino Estrada, un pequeño productor que perdió media manzana de tomates a causa de los químicos. "Los más afectados somos los productores pequeñitos. A mí me quemaron media manzana de tomate que ya estaba a punto de cosechar, con mucho sacrificio había invertido C$30,000 pero todo lo perdí. Quise poner denuncia en la Policía Nacional pero ahí me dijeron que ellos no podían hacer nada, que buscara a quien había mandado a fumigar. Yo les dije que la responsable de esa fumigación es la magistrada Marisol Castillo”.

Goteo en el techo

A los afectados les inquieta pensar que consecuencias similares puedan aparecer en su salud. “Cuando las avionetas pasan, escuchamos un goteo sobre nuestras casas, como si estuviera brisando. Los niños resultan intoxicados y tenemos que salir corriendo con ellos al hospital", agregó.

Eddy López Marenco reflexionó que si las autoridades del Gobierno no actúan para detener esta situación, en pocos años estarán sufriendo graves secuelas en su salud.

"Vamos a aparecer como la gente de los cultivos en occidente. El veneno está cayendo en el Lago Cocibolca y en el río de Malacatoya, donde las personas llegan a bañarse, a lavar y a hacer sus cosas del hogar… nos sentimos indefensos", remarcó.

Magfor promete regular

El delegado departamental del Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, Antonio Marín Guerrero, aseguró que supo del problema en Malacatoya y se trabajó con algunos arroceros.

"El problema apareció nuevamente. Para enfrentarlo, estamos coordinando con el Ministerio de Salud y con el INAC (Instituto Nicaragüense de Aeronáutica Civil) para que hagan una regulación del horario de los vuelos, la ruta y el mantenimiento de las boquillas de las avionetas”.

El funcionario estimó que en la comarca hay entre 8 y 10 mil manzanas de arroz que se fumigan periódicamente.

 

Otras demandas

Los habitantes de Malacatoya aprovecharon una plática con el delegado del Magfor, Antonio Marín, para denunciar el dragado del río, hecho que los está dejando incomunicados con poblados vecinos, y el indiscriminado despale en la zona boscosa. “Urgimos que las autoridades vengan a ver lo que está ocurriendo", enfatizó don Pablo Muñoz.