•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Por al menos cuatro horas los adultos mayores bloquearon ayer el tráfico en los principales accesos de Managua, y mientras demandaban la aprobación del pago de pensión reducida por vejez, los vehículos formaban filas de hasta un kilómetro y medio en Carretera Norte, Siete Sur y Carretera a Masaya.

En cada platón se concentró un centenar de miembros de la Unión Nacional del Adulto Mayor, UNAM, quienes se apostaron desde tempranas horas de la mañana para hacer evidente su demanda de la aprobación de la pensión reducida para quienes aportaron a la Seguridad Social, pero que no reciben nada porque no alcanzaron las 750 semanas de cotizaciones que exige la ley.

En la vía frente a la Fuerza Aérea de Nicaragua encontramos a Arturo Tremiño, de 79 años, quien alega que llegó a aportar 500 cotizaciones, sin embargo, en el INSS le dicen que no tiene derecho a nada.

“Por eso estamos en el plantón desde las seis y media de la mañana en una toma pacífica y no hemos tenido ningún problema. Más bien la Policía Nacional nos ha apoyado. Nuestra demanda es justa, por una pensión proporcional a lo que uno cotizó. Más adelante la toma puede ser más fuerte”, expresó.

Como parte de la UNAM, la señora Alma Zapata, quien por 11 años trabajó en un supermercado, dijo que su organización tiene cinco años de lucha por la pensión reducida, sin embargo, hasta el momento las instancias competentes siguen sin darles una respuesta efectiva.

“Continuamos en la lucha por la pensión reducida. Nuestros representantes se han reunido con la dirección del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, con los diputados de la Asamblea Nacional, pero solo son promesas y nada. Se hizo una comisión y seguimos en las mismas”, dijo Zapata en el tranque del Siete Sur.

Hacer conciencia

Indicó que la gente protesta porque cerraron la calle, pero se les tiene que hacer conciencia de que ellos en un futuro van a estar en las mismas o simplemente van a cosechar los frutos de la lucha que actualmente hace hoy la UNAM.

“Ahora estamos haciendo este plantón y próximamente estaremos haciendo más protestas hasta que nos den respuesta”, advirtió Zapata.

Por otra parte, en Masaya, los ancianos también paralizaron el tránsito vehicular a la altura de El Coyotepe, y solo daban paso a los automotores cada media hora.

Los adultos mayores por un intervalo de 15 minutos daban vía libre a los camiones, furgones, buses y vehículos particulares, cuyos conductores esperaban en un lugar en la larga fila.

Por su parte, Óscar López, un conductor que pasaba por el lugar, aseguró que están de acuerdo con que los ancianitos protesten porque tienen derecho, pero que no perjudicaran a los demás, porque eso solo causa pérdidas a la economía del país.

Porfirio García, dirigente de la UNAM, manifestó que además de exigir la pensión reducida, también demandan la entrega del bono solidario para más de 4,000 personas que no están recibiendo el beneficio.

Chinandega se une a la protesta

Unos 200 adultos mayores originarios de los municipios de Chinandega, Somotillo, El Viejo, Chichigalpa, Villanueva y Corinto, se unieron la mañana de este martes a la protesta en el kilómetro 130 de la carretera Chinandega-Managua, en demanda de la probación de la pensión reducida.

Los miembros de la Unidad Nacional del Adulto Mayor, UNAM, permitían cada cinco minutos el paso de vehículos, incluyendo los de carga internacional hacia el Puerto de Corinto y la frontera El Guasaule.

Los ancianos con pancartas y gritando: “¡Pensión reducida, ya!”, demandaban a la Asamblea Nacional la aprobación de la ley, la cual gestionan desde hace cinco años, y varios adultos mayores han muerto con esa esperanza.

El lugar fue resguardado por un grupo de policías al mando del comisionado mayor, José Luis Cárcamo Narváez, segundo jefe departamental de la Policía de Chinandega, quien aseguró que no se registraron incidentes.

 

Con la colaboración de Róger Olivas