•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El movimiento amplio de mujeres demandará este viernes frente a la Corte Suprema de Justicia, CSJ, que se pronuncie sobre los Recursos por Inconstitucionalidad contra la Ley 779 o Ley Integral contra la Violencia hacia la Mujer, mientras el monitoreo de los organismos feministas registra 21 femicidios en lo que va de 2013.

Sandra Ramos, Directora del Movimiento de Mujeres Trabajadoras “María Elena Cuadra”, una de las impulsoras de la ley con el apoyo movimiento amplio de mujeres, comentó que luego de acceder y de estudiar la copia de los tres recursos interpuestos en la Sala Constitucional de la CSJ contra la Ley 779, los mismos no tienen sustento, pues se basan en suposiciones de algunos sectores que quieren reformar la legislación.

Ramos mencionó que el magistrado Rafael Solís ya dijo que primero se nombraría a un magistrado para que estudie los recursos, y luego los discutirán en Corte Plena.

Ramos indicó que consultó en la CSJ sobre el tema, y se enteró de que hasta el momento no han nombrado a ningún magistrado.

Indicó que más de 600 mujeres de las organizaciones de mujeres realizarán plantones tanto en Managua como en algunas cabeceras departamentales del país, en rechazo a los recursos interpuestos, y a su vez invitó tanto a mujeres como a hombres a que apoyen la ley ampliamente consensuada y aprobada por unanimidad en el Poder Legislativo.

21 muertes en 2013

Elia Palacios, enlace nacional de la Red de Mujeres contra la Violencia, RMV, dijo que mientras algunos sectores buscan desactivar la Ley 779, más mujeres siguen muriendo, a tal punto que en cuatro meses han fallecido 21 a manos de sus esposos, exesposos, parejas o exparejas, según el monitoreo de medios que lleva a cabo el organismo. Esta cantidad representa un promedio de al menos cinco mujeres muertas al mes por violencia intrafamiliar.

Indicó que quien no quiera ser afectado por la Ley, pues, que no incurra en el delito, porque la ley está hecha propiamente para sancionar el maltrato físico, sicológico y la violencia sexual.

Agregó que igual a otras leyes, la 779 establece normas y procedimientos, pero en este caso el objetivo es el respeto mutuo, equidad de género y la protección de la vida de las mujeres.

“Debo considerar que los agresores de mujeres y violadores son los que están preocupados de ser castigados por la Ley 779. No es que las mujeres están denunciando por puro gusto a sus compañeros de vida. En mi experiencia de tres años, como sicóloga de la Comisaría de la Mujer en Masaya, me he dado cuenta de que cuando una mujer denuncia es porque tiene todo un historial de violencia sufrida”, aseguró Palacios.