•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un niño de 10 años, familiar de los dos acusados por el secuestro y posterior asesinato del comerciante Mario José Zeledón Quintero, es el principal testigo con el que cuenta el Ministerio Público.

Por el secuestro simple y el crimen perpetrado contra Zeledón Quintero, la Fiscalía acusó a Víctor Armando Rivera Valverde y a Delver Mauricio Valverde Hernández, hijo del primero, y contra quien existe orden de captura.

En la acusación, radicada en el Juzgado Quinto Distrito Penal de Audiencia de la capital, el Ministerio Público también le imputa al padre y al hijo la presunta coautoría del delito de lesiones psicológicas graves en perjuicio del menor.

Las lesiones psicológicas graves las sufrió el menor al presenciar cómo sus familiares mataron y sepultaron a Zeledón Quintero, provocando en el infante “un trauma psicológico grave que daña su integridad psíquica”, refiere la acusación fiscal.

40 horas de cautiverio

Mario José Zeledón Quintero fue secuestrado a las 10:00 p.m. del pasado 12 de abril, en la rotonda ubicada en la carretera Masaya-Managua, entrada hacia Ticuantepe, donde fue citado por sus victimarios.

Luego de secuestrado, Zeledón fue llevado a la finca La Riviera, jurisdicción de Villa El Carmen, donde lo mantuvieron encerrado casi 40 horas, hasta que intentó escapar de manera infructuosa.

En el intento de fuga acontecido la tarde del 14 abril, Zeledón fue abatido por Delver Valverde Hernández, quien le disparó al tórax cuando la víctima estaba en el suelo y pedía compasión, según la Fiscalía.

Después, los acusados arrastraron el cuerpo sin vida de Zeledón a un predio montoso, volviendo a las 7:00 p.m. para enterrarlo en la finca El Pastor, distante kilómetro y medio de la propiedad donde estuvo en cautiverio.