Ernesto García
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los magistrados de la Sala Penal Dos del Tribunal de Apelaciones de Managua, TAM, rechazaron el incidente de recusación promovido por Juan Carlos Siles Saravia contra el juez Séptimo de Distrito Penal de Audiencia de la capital, Abelardo Albir Ramos.

En la misma resolución firmada por los magistrados Martha Quezada, Mario Miranda y Noel Pereira se ordena al juez Albir seguir con el proceso judicial donde la Fiscalía imputa a Siles Saravia la presunta autoría del delito de parricidio en perjuicio de quien fue su esposa, Dina Alexandra Carrión González.

Siles Saravia fundamentó el incidente de recusación o inhibición, argumentando que el juez Albir Ramos no debía conocer de la causa contra él, por ser el judicial sobrino de la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, magistrada Alba Luz Ramos.

La Sala Penal Dos del TAM rechazó el incidente promovido por Siles Saravia, “porque el incidentista es ambiguo solicitando la recusación o inhibición, motivándola en causales de causas futuras”.

La causa futura invocada por el promotor del incidente de recusación es que en el hipotético caso de que fuera declarado culpable, eventualmente la presidenta del Supremo Tribunal podría conocer de la causa en casación en la Sala Penal de la CSJ.

La causal invocada por Siles Saravia no se corresponde con lo establecido en el Código Procesal Penal, CPP, porque la recusación solo tendría cabida si el juez tuviera algún vínculo con la víctima, acusado o alguien parte en el proceso, señalan los magistrados.

El juez Albir al rendir su informe ante los magistrados de segunda instancia, aclaró que él no tiene ningún interés, económico, social, personal o interpersonal en la causa radicada en la judicatura a su cargo.

 

Reseña del caso

El 3 de abril de 2010, finalizando la Semana Santa de ese año, Dina Alexandra Carrión González apareció muerta en el jardín de su casa en Residencial Las Cumbres, con un impacto de bala en el tórax.El 7 de julio de 2011 la Fiscalía reordenó abrir la investigación que dio por cerrada la fiscal auxiliar Verónica Nieto, quien pocos días después de acontecido el deceso de Dina Carrión, emitió una resolución estableciendo que la causa de su muerte fue suicidio.