•   San José  |
  •  |
  •  |
  • Tomado de Elpaís.cr

En la Trocha 1856 --la carretera que construye Costa Rica paralela al río San Juan-- no quedó una sola infracción a la legislación que haya quedado fuera, “se violó toda la normativa (ambiental)”, aseguró el abogado Mario Peña, profesor de la Maestría en Derecho Ambiental, de la Universidad de Costa Rica, UCR.

La afirmación la hizo el jurista durante el foro “Una desas-Trocha decisión”, a la que fueron invitados a participar tres académicos de la UCR.

El foro fue auspiciado por el Observatorio Jurídico Estudiantil de la Asociación de Estudiantes de Derecho, AED, y la Asociación de Estudiantes de Ciencias Políticas, AECP, de la UCR, en el marco de las actividades realizadas durante la Semana Universitaria de la UCR.

En su presentación, Peña dio a conocer el tipo de delitos cometidos desde la perspectiva de la legislación ambiental y de la misma jurisprudencia de la Sala IV en materia ambiental en situaciones de emergencia.

“Prácticamente no hay una sola infracción a nuestra legislación ambiental que no haya quedado fuera: se violó toda la normativa nacional en relación con la necesidad de estudios previos, la necesidad de presentar medidas de mitigación, plan de manejo, prohibición de tala de especies vedadas, respeto a zonas de protección, todos estos delitos siendo debidamente tipificados por el ordenamiento en materia penal”, precisó Peña.

Para el académico, “parte de estas infracciones violentan las mismas convenciones internacionales que ha suscrito Costa Rica, y cuya violación invocó en relación al dragado, como la Convención Ramsar, entre muchas otras”.

Similar al caso Crucitas

Estas conductas delictivas contra el ambiente se amparan en un Decreto de emergencia de marzo de 2011, publicado cinco meses después de ocurrida la crisis en Harbour Head, “cuando ya no había mayor emergencia”, argumentó Mario Peña, refiriéndose a unos 550 kilómetros de rutas y accesos, “lo cual equivale, por su importancia, a un verdadero megaproyecto”, según nuestra legislación.

El texto adoptado por el Poder Ejecutivo decreta una emergencia en seis cantones fronterizos.

“Cuando este Decreto fue objeto de una acción presentada en junio del 2012 por el abogado Álvaro Sagot ante la Sala IV, esta se lavó literalmente las manos, indicando que los temas de legalidad, de razonabilidad, de proporcionalidad no son de su resorte, sino del de la jurisdicción contenciosa administrativa”, indicó.

“Es casi lo mismo que lo que ocurrió con Crucitas, cuando la Sala consideró el Decreto de conveniencia nacional válido desde la perspectiva constitucional”, sentenció.

Opción de países militarizados

Por su parte, el académico Nicolás Boeglin, profesor de Derecho Internacional Público de la UCR, indicó que “la opción de bordear una frontera en casi todas su extensión es una opción que únicamente países altamente militarizados han llevado a cabo en situaciones muy peculiares: se trata de la frontera entre las dos Coreas, y de las fronteras de Israel con Siria, Jordania y Egipto”, indicó. “Llama la atención que un país desmilitarizado como Costa Rica opte por este tipo de medidas en materia de vigilancia de su frontera”.

El académico recordó que esta zona es una de las zonas más húmedas del trópico húmedo, y que “cualquier proyecto de envergadura como esta cosa paralela a la frontera solo puede llevarse a cabo con diseños y estudios previos”.

El universitario indicó que “se ignoró el factor climatológico, se ignoraron las características geográficas y ambientales de la zona, y más llamativo, no se tomó en cuenta que se debían prever numerosos puentes para cruzar las numerosas quebradas, riachuelos, y ríos que intercepta el trazado de esta ruta paralela a la frontera y al río San Juan”.

Estos errores han sido aprovechados por Nicaragua para restarle credibilidad ante la Corte Internacional de Justicia a todos los argumentos presentados por Costa Rica contra Nicaragua en relación con el dragado, resaltó Boeglin.

“La decisión de la CIJ de anteayer de unir ambas demandas en una sola, a solicitud de Nicaragua, va exactamente en esta dirección”, aseveró.

La denominada trocha empieza a surtir “efectos negativos para los intereses de Costa Rica en La Haya”, apuntó.

De seguido, dijo que “llama todavía más la atención que al día de hoy, pese a las investigaciones de una comisión de investigación de la Asamblea Legislativa, a las investigaciones de los medios de prensa, a la comparecencias de altos funcionarios, a los cuestionamientos de diputados de oposición, no se sepa quiénes sugirieron semejante opción a las actuales autoridades”.

“Tenemos a una criatura sin padre que la asuma como tal”, concluyó, “lo cual no deja de extrañar dado el alto costo económico (unos 146,000 millones de colones), y el hecho de que en repetidas ocasiones se nos ha dicho que se trata de un proyecto prioritario para la actual administración”.

 

Juego político

Alberto Cortés Ramos, catedrático de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica, UCR, analizó desde la perspectiva política el tema de la trocha fronteriza paralela al río San Juan.

“No se puede obviar que la percepción es muy diferente en Nicaragua, ya que el río San Juan es considerado como un elemento constitutivo de la identidad de Nicaragua”: ha servido, además, en innumerables ocasiones para cohesionar a la población de Nicaragua detrás de sus líderes políticos. La historia demuestra, además, que esta frontera fue objeto de una intensa batalla diplomática entre EE.UU. y Gran Bretaña en el siglo XIX, de cara a una eventual vía interoceánica, recordó.

Para el politólogo, “muy hábilmente al entrar en año electoral, Daniel Ortega en el 2010 recurrió al San Juan para mejorar su imagen ante su opinión”; y “lo mismo hizo Laura Chinchilla cuando la imagen de su Gobierno se vino abajó”, señaló el universitario.

“Esta lógica de la confrontación y la exacerbación de los nacionalismos es parte del juego político al que nos están acostumbrando estos dos gobiernos” indicó, dando un espectáculo vergonzoso desde el punto de vista internacional.

Adicionalmente, al proyectar los mapas de la red vial nacional de Costa Rica de 1963, 1973 y 1983, el académico evidenció la ausencia de interés en abrir caminos en dirección de la frontera norte por parte de Costa Rica.

”No es sino cuando hay conflicto o una amenaza de conflicto que el Estado reacciona y se interesa por su frontera norte”, explicó, citando el caso de la carretera a Los Chiles, construida con financiamiento de EE.UU. en 1983 por parte de Costa Rica.

Para las comunidades de la zona norte, que llevan años conviviendo pacíficamente con las de Nicaragua, con lazos familiares, culturales y comerciales muy fuertes, “el desarrollo del Estado costarricense en la zona es asociado a conflicto o a amenaza de conflicto con Nicaragua”, sentenció.

Lo que llama la atención al académico es que “las elites económicas y políticas de ambos países siguen desarrollando sus vínculos” al margen del conflicto, citando el caso de los proyectos de los Pellas en la Bahía de Bolaños en Guanacaste, las plantaciones de cítricos en Los Chiles (más de 30,000 hectáreas), y otras inversiones.

El Proyecto de Corredor Mesoamericano con una ruta de Tablillas a Puerto Limón, “se mantiene y va a tener un impacto muy fuerte en la zona”, subrayó.

“El río San Juan es de Nicaragua, pero la cuenca es binacional”, concluyó, “y lo que tendremos de aquí a unos años es una cuenca degradada, deforestada y un río que ya no será lo que es hoy en día, si no cambiamos esta lógica desde las comunidades locales y la participación ciudadana”, concluyó el académico.

El evento, moderado por la estudiante Nohelia Hidalgo, del Observatorio Jurídico Estudiantil de la AED, se realizó en la sala de conferencias del quinto piso de la Facultad de Derecho de la UCR, y contó con una nutrida asistencia de estudiantes, investigadores, académicos y medios de comunicación.

 

Violentan convenciones

Parte de las infracciones cometidas en la construcción de la trocha, violentan las convenciones internacionales suscritas por Costa Rica, como la Convención Ramsar, dijo el abogado tico Mario Peña.

 

Ignoraron todo

El académico y abogado costarricense Mario Peña recordó que la zona del río San Juan es una de las más húmedas del trópico húmedo, y que cualquier proyecto de envergadura como la carretera solo puede llevarse a cabo con diseños y estudios previos.
El universitario indicó que “se ignoró el factor climatológico, se ignoraron las características geográficas y ambientales de la zona, y más llamativo, no se tomó en cuenta que se debían de prever numerosos puentes para cruzar las numerosas quebradas, riachuelos, y ríos que intercepta el trazado de esta ruta paralela a la frontera y al río San Juan”.  
Estos errores han sido aprovechados por Nicaragua para restarle credibilidad ante la Corte Internacional de Justicia a todos los argumentos presentados por Costa Rica contra Nicaragua en relación con el dragado, resaltó Boeglin.

 

Cuenca del San Juan en peligro

De aquí a unos años la cuenca del río San Juan estará degradada, deforestada y un río que ya no será lo que es hoy en día, si no cambiamos esta lógica, dijo el abogado tico Mario Peña.