•  |
  •  |
  • END

Para los nicaragüenses, el nombre de Álvaro Robelo González resulta casi como sinónimo de polémica, de controversia, de conflicto. Siempre aparece de manera eventual en la palestra pública sorprendiendo a moros y cristianos: primero fue por la intervención y cierre del Banco Europeo Centroamericano (Beca), entidad financiera que presidió y que todavía reclama; también se le recuerda por su candidatura a presidente de Nicaragua en las elecciones de 1996, frustrada por una inhibición impuesta por el Consejo Supremo Electoral; en mayo del año pasado protagonizó un “cruce de espadas” con el entonces Nuncio Apostólico Jean Paul Gobels, a quien acusó de mal informarlo en la Santa Sede para que no lo aceptaran como Embajador de Nicaragua.

Doctor en Derecho y Economía de la Universidad de España y licenciado en Ciencias de la Opinión Pública, este diplomático que actualmente ostenta el cargo de Embajador Itinerante para Misiones Especiales del gobierno del presidente Daniel Ortega, nuevamente atrajo la luz de los reflectores por una denuncia de tentativa de estafa al banco Banesto de Córdoba, en España, junto con Lorenzo Sanz, ex presidente del afamado equipo de fútbol Real Madrid.

En conversación vía telefónica con EL NUEVO DIARIO, desde su casa en Roma, Italia, Robelo reconoció ser el presidente de la “fundación de carácter benéfico” que motivó una investigación policial tras la denuncia del Banesto, de que él, junto con Sanz, un trabajador de éste y un panameño de iniciales F.G.M. pretendían legitimar a través de una firma desconocida en Hong Kong, la existencia de 10 mil millones de dólares ficticios.

Mientras la Cancillería de Nicaragua se limita a informar que permanece a la espera de las investigaciones en España por este caso, Robelo no tuvo reparo en asegurar que seguirá de frente con la operación financiera, que según él, pretende ejecutar por el aprecio que le tiene a Nicaragua.

¿Cuál es el nombre de la fundación?
Yo no le voy a dar datos ahorita, porque quiero que la situación se aclare. No quiero que se haga un revuelo por gusto. Pero ustedes se van a dar cuenta dentro de dos o tres días que allí no hubo nada, que ya se está esclareciendo todo.

¿Quién es la gente de Hong Kong que se menciona?
Es un señor de nacionalidad panameña, pero como allí en España no han dado el nombre, precisamente para que la gente no lo calumnie, entonces los que han salido a relucir son las personas conocidas en Nicaragua y en Madrid, España.

¿Pero usted es el presidente de la fundación?
Sí, yo soy el presidente de la Fundación. Entonces, simplemente se trataba de instrumentos financieros que se presentaron para su verificación. Yo tengo el recibo del banco en el cual dice que solamente se presentaron en el banco para verificarlos. Es como que yo llegue al Banco Uno y le diga a mi amigo, que es gerente: verificame si este cheque tiene fondos o no tiene fondos.

¿Y por qué cantidad?
10 billones de dólares. O sea, 10 mil millones de dólares. Pero ustedes no se tienen que alarmar por la cifra.

¿Usted lo hizo en carácter de diplomático o personal?
No, no, no. Lo hice como representante de la fundación. ¿Qué tiene que ver el carácter diplomático? Yo siempre he tratado de llevar inversionistas a Nicaragua. Yo tengo el recibo --que un día se los voy a mostrar, ahorita no porque no quiero estar en este dime que te diré--, donde se demuestra que era para la verificación de los instrumentos.

Simple y sencillamente, como la cifra era grande, entonces no querían arriesgarse a hacer una operación de ese tipo con un “paper” hasta que no lo verificaran muy bien. Entonces comenzaron a decir que era falso, que no era falso.

¿Ya le informó al gobierno de Nicaragua de esta situación?
¿Y yo por qué le tengo que informar al Gobierno de Nicaragua?

Porque usted es Embajador Itinerante para Misiones Especiales de la Presidencia.

Pero aquí no ha pasado nada. Además, ustedes sacan siempre que a mí el Vaticano no me dio el plácet, como si fuera la gran cosa. El Vaticano a mí no me dio el plácet, y ustedes lo saben muy bien, por el problema que hubo con el caso del cardenal Obando. Pero como siempre lo sacan, como si yo maté a alguien, como si yo maté al Papa, le voy a decir algo para que tengan la primicia: El gobierno francés tiene un año de no tener Embajador ante la Santa Sede porque le han rechazado a dos candidatos. Y actualmente, por esa razón no existe embajador de Francia ante la Santa Sede.

Pero usted no me ha dicho el nombre de la Fundación.
Es que yo no le voy a dar ni el nombre de la fundación ni el nombre de la persona, del panameño, porque yo no tengo autorización del panameño por una razón de deontología profesional. Pero si usted me llama pasado mañana tal vez se lo diga. A como se vayan dilucidando las cosas, yo les voy a dar más noticias, pero antes no, porque están acostumbrados a hacer escándalo de todo. Viven en escándalo por puro gusto.

¿Usted tiene problemas con la justicia por este caso?
No. Ninguno. Ninguno.

¿Usted llegará a declarar cuando lo llamen?
No, es que ya no me van a llamar a declarar. No hay ninguna investigación. Es un bochinche que armaron. Lo que no me gusta es esa algarabía que se vive en Nicaragua, y por eso es que no vamos ni para adelante ni para atrás.

¿Usted mostró sus documentos como Embajador Itinerante al momento de las detenciones?
No, no, no. Yo como fui embajador, me llaman embajador. El mismo Sanz declaró que soy un diplomático. Ni me han detenido ni me van a detener. Voy a seguir haciendo la misma operación, porque nosotros sólo estamos esperando que al señor panameño le devuelvan sus documentos. Apenas se los devuelvan, nosotros vamos a hacer la operación.

Pero según la información, el banco denunció que en Hong Kong no existía nada, ni banco ni inversionista.
Le estoy explicando que si voy al Banco Uno y le digo “verificame este cheque”, y dice que no es bueno, aunque salga en todos los periódicos del mundo, en el Wall Street Journal, a mí no me importa. No veo la gracia de todo esto.

Yo le puedo, inclusive, enviar documentos oficiales del banco y de todo lo que está pasando. Yo ese documento, yo se lo voy a mandar, ni hoy ni mañana, dentro de unos días.

Fíjese bien: no hubo intento de estafa porque no hay tipificación de delito, porque si yo te digo “verificame esto”, yo no te estoy ni estafando ni intentando estafar. Todo lo contrario. Te estoy diciendo “verificámelo” y si está bien se hace el negocio, si no, devolvémelo.

Lo segundo que le estoy diciendo es que todavía no me han devuelto el Beca, quiero saber por qué. Usted dirá que nadie tiene que ver, pero claro que sí, porque ponen “el que quebró el Beca”, pero el Beca no quebró y me lo tienen que devolver. Y lo otro, es que no sigan con lo del Vaticano.

¿Usted hizo esta gestión como Embajador Itinerante?
¿Y es que estoy loco? Lo hago en nombre de una fundación. Lo hice en carácter personal. Como presidente de la fundación. Nada tiene que ver.

¿Qué otras personas participan en la fundación?
Es que en estos momentos, por deontología profesional no le puedo decir. Yo le voy a decir bastantes cosas, pero poco a poco. Por cada cosa que hago yo, hacen este relajo. No sé por qué. Probablemente tendré una mala estrella.

¿Esto no tiene que ver con recaudación de fondos para el gobierno, por la campaña que se acerca?
No hombre, estás loco. Eso es disparate. Porque cómo vas a creer. Eso no. Pero te lo juro, no bromeemos con eso. Yo soy una persona seria.

¿Cuál era el objetivo de la fundación?
Es para beneficio de los países en vías de desarrollo. Claro, el país en vía de desarrollo que me interesa es Nicaragua.

¿Pero el proyecto en sí, de qué se trataba?
Es que no hay proyecto. Era para “proyectos”, con la “s”.

Mencióneme dos proyectos.
Además, ese “instrumento” no era para cobrarlo. Se llaman “colaterales”, que sirven como fecha de garantía para poder hacer programas financieros… es una cuestión bien sofisticada, que ahorita no me voy a poner a explicar.