•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No es extraño dormir el sueño eterno bajo la tierra, pero un experimento que se realiza en la oficina del Centro de Promoción del Desarrollo Local y superación de la pobreza (Ceprodel) en Nagarote, demuestra que es posible habitar entre la madre tierra… convertida en bloques.

La construcción con bloques de tierra cruda o adobes es milenaria en Europa y centenaria en México, refiere el arquitecto azteca Erick Gómez, contratado por la ONG norteamericana Sostenica para dirigir la construcción en Nagarote, quien, como prueba de la seguridad estructural del diseño, señala que estas construcciones han sobrevivido incólumes, aún en las zonas de su país frecuentemente sacudidas por sismos.

Si bien la construcción pesa el doble de lo que pesaría con mampostería convencional --bloques y ladrillos cocidos-- el secreto de la seguridad antisísmica depende de la vasta superficie de los adobes, del equilibrio de los pesos y de los pilares, tirantes y vigas de madera.

Sistema eco-amigable

En Ceprodel-Nagarote, el reto consiste en que la casa de dos plantas destinada para oficinas tenga un costo sostenible y viable. En el caso de las viviendas rurales de una planta, el costo se reduciría aún más por la participación de los comunitarios y ciudadanos en la fabricación de los adobes.

El sistema es eco-amigable no solamente porque los adobes se secan al sol y no al fuego, que implicaría la quema de leña en hornos. También porque las viviendas estarían interconectadas con sistemas para acopiar agua de los techos, y producción de abonos orgánicos a partir de la canalización de letrinas secas que actualmente se utilizan en muchos países, incluso dentro de las viviendas.

Una vez terminada la obra, ya revestida (repellada) con arena colada, y pequeñas porciones de cal y cemento, nadie a simple vista notará que las paredes son de adobe. Entre los beneficios de este tipo de vivienda, sus habitantes descubrirán que son más frescas que las convencionales.

Estudian nuevos proyectos

El presidente ejecutivo de Ceprodel, Miguel González Solórzano, adelantó que la ONG a su cargo estudia tanto la técnica del adobe como la del “adoblock” y las experiencias en Estados Unidos y América Latina, para emprender futuros desarrollos habitacionales urbanos y rurales en Condega, Estelí, Matagalpa y Jinotega.