•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La VII Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de Petrocaribe acordó el domingo en Caracas mantener ese acuerdo de compraventa del crudo de Venezuela en condiciones ventajosas y la próxima creación de una zona económica regional integral. La cita reunió en Caracas a gobernantes y otros representantes de 21 países: las 18 naciones de Petrocaribe, incluida Guatemala y Honduras, que ayer se incorporaron de manera plena al mecanismo, más Brasil y también Bolivia y Ecuador, miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

El presidente anfitrión, Nicolás Maduro, destacó que su elección, el pasado 14 de abril, en unos comicios impugnados por la oposición, garantiza la continuidad del mecanismo solidario creado en 2005 para evitar el colapso de las economías de la zona por el incremento del precio del petróleo en los mercados internacionales.

Maduro sostuvo que un triunfo de sus opositores hubiera puesto fin a Petrocaribe, porque, dijo, “las ideas justas siempre” tienen “como contraparte ideas retrógradas, injustas, reaccionarias, inhumanas, inclusive”, partidarias de la exclusiva venta del petróleo venezolano bajo condiciones fijadas solo por el mercado.

“En Venezuela, lamentablemente, se ha incubado una derecha fascistoide, antibolivariana, antilatinoamericana, anticaribeña”, que tiene un “desprecio absoluto” por los países vecinos, aseguró y remarcó que ninguno de los representantes de las 21 naciones que asistieron a la cumbre debe dudar de ello.

“Que no le quede dudas a ninguno de ustedes”, porque esto, prosiguió Maduro, está “alentado por las élites de Estados Unidos” y da cabida a “las posiciones más retrógradas desde la época (del dictador chileno Augusto) Pinochet y en algunos casos más retrógradas” que las defendidas por este.

La cumbre aprobó en este contexto “el inicio de trabajos para la constitución de una zona económica que incluya de manera integral todos los aspectos de inversión, comercio, desarrollo compartido y todos los mecanismos para la estabilidad energética, económica y financiera de nuestra región”, destacó Maduro.

Ricardo Cabrisas, vicepresidente de Cuba, país socio de la ALBA y Petrocaribe, dijo que Hugo Chávez ideó ambas instancias por su “internacionalismo y altruismo” y que en el caso del acuerdo para vender combustible con créditos blandos, bajas tasas de interés y la cancelación de una parte de la factura mediante alimentos, pidió que no se estancara y que diera paso precisamente a una zona económica.

La lectura de los documentos finales de la cumbre se produjo ante la tumba de Chávez, en una edificación centenaria del centro de Caracas, hasta donde acudieron los gobernantes para rendirle un homenaje, exactamente a dos meses de su fallecimiento. “Desde sus inicios Petrocaribe se propuso trascender el mero intercambio comercial de hidrocarburos”, porque Chávez “avizoró un proyecto de alcance integral”, añadió Cabrisas. Maduro explicó a su vez que la zona económica significa unificar y “convertir las fortalezas económicas, financieras, energéticas” de cada nación “en oportunidades para el desarrollo”.

Se requiere de inversiones conjuntas que promuevan el comercio y apuntalen el desarrollo “industrial, agroindustrial, científico y tecnológico” y que, por ejemplo, añadió, convierta al turismo caribeño en una fortaleza para “toda nuestra región”.

Cita en Nicaragua

Maduro, el gobernante del país caribeño y suramericano, que tiene la primera reserva mundial de crudo, propuso que Petrocaribe celebre su octavo aniversario en Nicaragua el 29 de junio próximo y que entonces se expongan las conclusiones de los trabajos iniciados para la entrada en vigor de esa zona económica regional integral.