elnuevodiario.com.ni
  •   París  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Treinta y nueve países y territorios del océano Pacífico realizarán el próximo 14 de mayo, una simulación para medir su capacidad de reacción en caso de tsunami, donde probarán nuevas herramientas de previsión de este tipo de fenómenos.

La iniciativa parte del Grupo Intergubernamental de Coordinación del Sistema de Alerta de Tsunami y de Mitigación en el Pacífico (ICG/PTWS), creado en 1965 por la Comisión Oceanográfica Intergubernamental (COI) de la Unesco.

El ejercicio, conocido con el nombre de “PacWave 13”, prevé una alerta de maremoto o tsunami que precisa de una toma de decisión a nivel gubernamental.

El test, además, pretende probar nuevas herramientas de previsión de olas gigantes, desarrolladas desde 2011 por el Centro Americano de Alerta de Maremotos en el Pacífico (PTWC, siglas en inglés), basadas en la observación de las olas y adaptadas para ayudar a los países a mejorar su capacidad de reacción.

Se aprobará en 2014

Se espera que este nuevo sistema, que prevé su aprobación en 2014, permita determinar mejor las alertas, así como proporcionar datos rápidos para la mejor prevención de un tsunami a nivel local.

Para iniciar la prueba, los Centros de Alerta de Maremotos en Hawai (EE.UU.) y del Pacífico noroeste (basado en Japón) enviarán los mensajes a los puntos designados por cada país para responder a la amenaza de la ola gigante.

Esta es la cuarta simulación de estas características que se lleva a cabo, tras los ejercicios de 2006, 2008 y 2011.

Según la Agencia de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), cerca del 75% de los maremotos mortíferos se producen en el océano Pacífico y sus mares adyacentes.

Cada dos años, una ola gigante

De media, este océano es golpeado por una ola gigante de escala local cada dos años, y por una de mayor amplitud varias veces cada siglo.

En los últimos cinco años se han producido cuatro tormentas con tsunami en esa región: en 2009 en Samoa y Tonga, en 2010 en Chile, en 2011 en Japón, y este año en las islas Salomon.

Entre esos 39 países que pondrán a prueba su sistema de alerta, se encuentran Colombia, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Perú y Nicaragua.

 

Tres posibilidades

El simulacro prevé tres posibilidades, un terremoto en Chile, el norte de Japón o en Filipinas, que se transforma en un maremoto de gran magnitud, y los resultados serán evaluados hasta el próximo 31 de mayo.