•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Gobierno de Nicaragua descartó impulsar este año una reforma a la Ley del Seguro Social, que planteaba duplicar el número de cotizaciones y aumentar a 65 años la edad de retiro, porque ha aumentado la cantidad de asegurados y la economía permanece estable, indicó ayer el coordinador de la bancada del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, Edwin Castro.

“No hay este año ninguna reforma del INSS (Instituto Nicaragüense de Seguridad Social), ya lo dijo el Presidente y ya lo hemos dicho nosotros con claridad absoluta (…) vimos que no había necesidad de discutirlo este año, simplemente, porque la economía nicaragüense está creciendo (y) están aumentándose los contribuyentes a la seguridad social”, precisó Castro.

Hasta febrero de este año, en Nicaragua había 661,600 asegurados, según cifras del Banco Central de Nicaragua, BCN.

“Para qué meter tensión”

En 2007, cuando el FSLN asumió el Gobierno, había en el país un promedio de 459,000 personas afiliadas en el Seguro Social. En 2012 el promedio fue de 623,500 asegurados, es decir, que en cinco años el número de afiliados al INSS aumentó 35.8%.

“Entonces (si) están aumentándose los contribuyentes a la seguridad social, ¿para qué vas a meter tensión del lado de los obreros o del lado de la patronal metiéndote a modificar valores paramétricos? (…) Si crece la economía, crece la contribución del INSS, y así vamos consolidando el INSS”, justificó Castro.

El legislador se refirió al tema al salir de un encuentro con empresarios de la Cámara de Industrias de Nicaragua, Cadin.

La propuesta

El Gobierno pretendía impulsar este año la aprobación de una reforma a la Ley de Seguridad Social, como parte de las solicitudes que ha hecho el Fondo Monetario Internacional, FMI, para dar estabilidad y sostenibilidad al INSS.

La propuesta, que fue rechazada por los sindicatos, afectaría a las personas que nacieron a partir del 1 de enero de 1967.

La iniciativa gubernamental, que era visible en la página web oficial del INSS, proponía aumentar de 60 a 65 años la edad de jubilación para los trabajadores, y duplicar de 750 a 1,500 las semanas de cotizaciones al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS.

“Si se discutía (la reforma este año) iba a ser una cuestión de discusión con todo el mundo (…) el Gobierno no ha tenido ninguna propuesta, el INSS tenía un borrador y ya está retirado, si usted va a la página del INSS no aparece (…) el presidente (Daniel) Ortega fue muy claro: no hay discusión de reforma del INSS este año”, agregó Castro.

Deuda del Estado

Actualmente, el fondo de la Seguridad Social es de alrededor de C$14,500 millones. Por otro lado, el Estado viene arrastrando una deuda al Seguro Social de casi C$15,000 millones, ha dicho a El Nuevo Diario el experto en el tema del Seguro Social, el catedrático, Manuel Israel Ruiz.

Para el coordinador de la bancada del FSLN, Edwin Castro, ese déficit que arrastra el Seguro Social se cubrirá en un futuro inmediato con el incremento en la masa de contribuyentes.

“El déficit lo vas a comenzar a ir cubriendo cuando tengás más contribuyentes, tenés dos formas (de cubrir el déficit): aumentando el número de contribuyentes o variando tus valores paramétricos. Como Nicaragua está aumentando el número de contribuyentes, no nos metamos a discutir la variación paramétrica”, puntualizó Castro.

Para los sindicalistas como Luis Barbosa, de la Central Sandinista de Trabajadores “José Benito Escobar”, una reforma a la Ley de Seguridad Social deberá contemplar la ampliación de la base de asegurados, ya que de los 2.8 millones de personas que integran la Población Económicamente Activa, PEA, solo el 18% está asegurada.

En Nicaragua, los sindicatos que se oponían a la reforma representan a más de un millón de empleados.

 

Empresario lo ve positivo

El primer vicepresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, y también presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua, Mario Amador, señaló que ayer conocieron de boca del diputado Edwin Castro la negativa del Gobierno de discutir el tema este año.

“Para nosotros eso es sumamente positivo, por cuanto en el sector formal, el industrial es de los sectores que más aportan impuesto a la Seguridad Social (…), cualquier carga que se sume a los impuestos que pagan los industriales y los empresarios es un desestímulo a la economía nacional”, puntualizó Amador.

 

Evitar tensiones

El diputado justifica: “¿Para qué vas a meter tensión del lado de los obreros o del lado de la patronal metiéndote a modificar valores
paramétricos?”.