•  |
  •  |
  • END

Diez fallecidos, dos mil 620 afectados, más de mil personas en albergues provisionales, puentes y carreteras semidestruidas en la zona norte, y alerta verde en todo el país, es el recuento de daños y acciones que al cierre de esta edición se habían dado, debido el eje de vaguada estacionado en Nicaragua.

La alerta verde fue declarada la noche del miércoles, pues las copiosas lluvias provocadas por las ondas tropicales 35 y 36 --que pasaron sobre nuestro país hace una semana-- dejaron los suelos saturados, por lo que se han dado deslizamientos en diferentes puntos y hay amenazas de más, así como de inundaciones.

En Granada, debido a la crecida del río Malacatoya, las comunidades Tepalón 1, 2, 3, 4 y 5 estaban incomunicadas. El coronel Mario Perezcassar, de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua, señaló se estaba trabajando en la evacuación de unas 900 personas que se encontraban en el sitio.

“Cada año los pobladores de esta zona se ven afectados por las inundaciones, pero debido las lluvias constantes esta vez han permanecido inundados durante más de dos semanas. En los últimos días el río ha crecido más de tres metros y medio, lo que quiere decir que el agua ya ha sobrepasado el cuello de las personas, y deben ser evacuadas aunque ellas no quieran salir de allí, porque nos interesa preservar sus vidas”, dijo el coronel Perezcassar.

Cerca de la barcaza
La afectación en Malacatoya es tal, que incluso están inundadas las viviendas situadas en la zona cercana a la barcaza que traslada personas, donde en años anteriores los habitantes de las comunidades costeras se han albergado. Algunos vecinos reportaron que en Tepalón 4 y 5, así como en La Valla, hay personas sobre los techos de sus casas.

“Los camiones del Ejército para la evacuación están siendo guiados por militares con chalecos salvavidas que van delante del vehículo para evitar que el mismo se hunda en huecos y se moje el motor, o que se haga a la orilla donde están los cercos de alambres de púas bajo el agua, los camiones son altos, pero sabemos que si las personas no salen hoy, con las lluvias que se esperan por la noche deberemos hacer evacuaciones en lanchas que es algo sumamente peligroso, porque se debe entrar por la desembocadura del río Malacatoya al Lago de Nicaragua”, expresó el Coronel.

Al cierre de esta edición, el Ejército sólo había podido evacuar a personas de Tepalón 1 y 2, a quienes trasladaron a dos albergues ubicados en la Iglesia San José y en el Instituto Rafaela Herrera. No se había podido ingresar a Tepalón 4 y 5.

“Las personas no querían salir de sus casas por la mañana, pero ya en la tarde estaban más convencidas, y, al parecer, la evacuación continuará mañana”, informaron las autoridades de Granada.

Fallecidos son del norte
El coronel Perezcassar lamentó la muerte de diez personas, entre ellas dos menores de edad, que de forma imprudente pretendieron pasar ríos crecidos a bordo de vehículos y bestias.

El reporte de Defensa Civil refleja que en el municipio de Yalí, Rodolfo Rodríguez, Karina Valenzuela, Rodolfo Rodríguez y Deylin Rodríguez, quisieron pasar el río Las Quiatas, que desemboca en el río Coco, en una camioneta que se dio vuelta. Hasta la hora del cierre había sido encontrado el cadáver masculino y la camioneta deshecha; se esperaba que apareciera el cuerpo de la pequeña Karina, mientras se informaba que los otros dos acompañantes habían sido rescatados con vida.

Mientras en Río Blanco, Teresa Tercero quiso pasar el río en una bestia que fue arrastrada junto con ella. La comarca El Horno está de luto porque la señora Zoraida Trejos murió cuando pretendía pasar el río en una bestia con dos niños, y halar la bestia que traía a dos señoras más, cuyos cuerpos aún no han sido localizados.

Las corrientes del río La Patriota, en Matiguás, arrastraron al señor Benito Roque Hernández, quien intentó cruzar en su bestia. Su cuerpo aún no aparece.

“Hacemos un llamado a la población a evitar el peligro, porque aunque ellos crean que conocen el río, las condiciones de los mismos cambian con las crecidas; además de la fuerza de sus corrientes, arrastran palos, piedras y animales, lo mejor es no exponerse. Lamentamos mucho estos decesos”, dijo el coronel Perezcassar.

En Ocotal han sido evacuadas 150 personas de 36 viviendas por peligro de deslave en el barrio “Fidel Ventura”; en la comarca Namaslí la única vía de comunicación, un puente colgante de metal sobre el río Poteca, colapsó, lo que dejó aisladas a 103 familias
El embalse Asturias se rebalsó, poniendo en riesgo a los habitantes de las comunidades aledañas; se reporta el desbordamiento del río San Gabriel, así como del río Viejo de Jinotega.

Los municipios de San Juan de Limay y Pueblo Nuevo quedaron incomunicados por la ruta Los Llanos–El Chagüitón, donde las fuertes corrientes partieron la carretera que une estos dos sitios a la altura de El Pedernal. El puente El Mosquito colapsó y dejó incomunicadas al menos doce comarcas de San Juan de Limay.

Saliendo por su cuenta
También el coronel Perezcassar destacó que ocho comunidades de Boaco se encuentran incomunicadas, y los habitantes estaban saliendo a la carretera a pedir ayuda.

El mayor Calixto Rivas, del Quinto Comando Regional, señaló que de las comunidades La Pita, El Recreo, San Francisco y “Rosa Cerda”, fueron evacuadas 298 personas de 58 viviendas afectadas. También reportó como desaparecido al señor Eduardo Reyes, habitante de la comunidad Las Lajas, quien fue visto por última vez cuando cruzaba una quebrada. A la vez hay afectaciones en siete kilómetros de caminos que estaban en construcción.

Preocupación edilicia
En Managua, el vicealcalde Nery Leiva Orochena manifestó su preocupación por las 368 familias --más de dos mil personas-- afectadas por las lluvias que se encuentran en albergues, pero sobre todo por las más de cuatro mil 941 familias (24 mil 865 personas) que habitan en los bordes de cauces y micropresas.

La municipalidad capitalina informó que se han activado trece centros de albergue, y que se encontraban alerta sobre todo en las cercanías de los cauces que no están revestidos con concreto, como el que colinda con Villa Vallarta y el barrio 31 de Junio, en la zona cercana al Mercado de Mayoreo.

“Estamos atendiendo con el presupuesto que tenemos, pero requerimos de alrededor de diez millones de córdobas extras, porque el Distrito VI nos está pidiendo 6.5 millones para poder enfrentar la situación de los cauces; además de 3.5 millones de córdobas que tienen que destinarse para la construcción de una canaleta en el sector de San Isidro de la Cruz Verde”, expresó el vicealcalde Leiva.

En calma
Carazo, pese a que fue afectado por las lluvias de las ondas tropicales 35 y 36, reportó calma, así como los departamentos del occidente del país, donde pese a todo se declaró la alerta verde para estar preparados ante cualquier eventualidad. Hay sitios de albergue y se mantiene informados a los líderes comunales, de barrio y comités de socorro.


(Con la colaboración de Francisco Mendoza, Yelba Tablada, Silvia González, Edgard Barberena, Tania Goussen, Róger Olivas, Máximo Rugama y Leoncio Vanegas)