Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El vicepresidente Jaime Morales Carazo emplazó a la Cancillería de Nicaragua para que brinde una explicación sobre el involucramiento de Álvaro Robelo, actual Embajador Itinerante para Misiones Especiales del gobierno, en una denuncia por tentativa de estafa a un banco español, y lamentó el daño que este caso ha generado a la imagen del país.

“Cuando se ven involucrados funcionarios nicaragüense en este tipo de cosas, sean “ad honorem”, itinerantes o fijos, afectan la imagen de seriedad del país”, expresó Morales, al salir de una reunión que sostuvo con rectores universitarios en un hotel capitalino la mañana de ayer.

Robelo, junto con Lorenzo Sanz, ex presidente del reconocido equipo de fútbol Real Madrid, un empleado de éste y un ciudadano panameño cuyas iniciales son F.G.M., fueron denunciados por el Banesto de Córdoba la semana pasada, por pretender legitimar a través de una firma desconocida en Hong Kong, la existencia de 10 mil millones de dólares ficticios, según versiones policiales y periodísticas.


Debe esclarecerse, dice Morales Carazo
Morales Carazo expresó que el caso debe esclarecerse por el bien de Nicaragua, porque se hace mención de las millonarias cifras de dinero, “como si estuviéramos hablando de chicles o leche burra”.

“Esperemos que se esclarezcan las cosas. La Cancillería tendrá que dar alguna explicación, ya que es un miembro del cuerpo diplomático”, sostuvo.

Jamileth Bonilla, diputada miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional, dijo estar dispuesta a solicitar una investigación sobre la denuncia que ocupó los titulares en los diarios y noticieros europeos, para determinar el grado de responsabilidad del diplomático nicaragüense, en caso de que existiese delito.

“Éste es un caso bien delicado y tenemos que darle seguimiento. Tenemos que pedir la información oficial a la Cancillería sobre esto, y vamos a ver qué es lo que vamos a hacer, porque allí está públicamente, con su pasaporte y todo”, afirmó Bonilla.

La diputada insistió en que la Cancillería “tiene que pronunciarse oficialmente”. “Nosotros vamos a mandar a llamar al canciller para que se pronuncie, y hay que abrir una investigación”, aseveró.


Santos sólo promete hablar
Desde que este caso salió a la luz pública, el canciller Samuel Santos no ha brindado mayores explicaciones. Únicamente dijo que permanece a la espera de un informe de parte del embajador de Nicaragua en España, Augusto Zamora, y el resultado de las investigaciones policiales.

“Vamos a solicitar una investigación, porque delito hay, pero tenemos que tipificarlo”, concluyó Bonilla.

Álvaro Robelo, en una entrevista que concedió a EL NUEVO DIARIO el pasado miércoles, reconoció ser el presidente de la “fundación” que se menciona en la denuncia, pero negó que se tratara de una tentativa de estafa.

Argumentó que la gestión en el Banesto era verificar la legitimidad de unos “instrumentos financieros” que servirían para la ejecución de un “proyecto benéfico” para Nicaragua. Pero no dio el nombre de dicha fundación ni su localización, así como tampoco cualquier otra información para esclarecer el hecho.