elnuevodiario.com.ni
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El procurador general de Nicaragua, Hernán Estrada, responsabilizó hoy a instituciones financieras y a empresarios de afectar la reserva de la biosfera Bosawás, considerada un "pulmón" de Centroamérica y que sufre un proceso acelerado de degradación.

"Las instituciones financieras deberían saber que no deben ser dadas en garantía ninguna de esas propiedades (en esa reserva), y las hay", denunció el funcionario, en declaraciones al Canal 4 de la televisión, afín al Gobierno de Daniel Ortega.

El procurador afirmó que esas instituciones financieras forman parte de la cadena de actos ilícitos que expropian tierras indígenas a favor de habitantes "del Pacífico", pero no brindó nombres de los bancos, ni dijo si abrirán causa contra ellas.

Según Estrada, hay empresarios que utilizan "mecanismos furtivos para traspasar las propiedades por las vías de santidad que ofrecen las entidades financieras, para que, con el manto santo después son transferidas a los particulares, y después aparecen los privados del Pacífico reclamando algo que dicen que obtuvieron del banco".

Por ley las tierras indígenas de Nicaragua son comunales, no se pueden donar, vender, ni comprar, y Bosawás es parte de la comunidad aborigen mayagna.

La reserva forestal Bosawás, de 21,000 kilómetros cuadrados, la mayor de Centroamérica, concentra el 14 % del territorio nicaragüense, al menos un 10 % de la biodiversidad mundial y es uno de los mejores ejemplos de bosque tropical húmedo y de bosques de nubes de la región.

Sin embargo, ha sido invadida por colonos que depredan los bosques y han generado un conflicto con los aborígenes que en abril pasado se cobró la vida de un indígena mayagna, etnia que habita desde tiempos ancestrales esas tierras.

Según datos oficiales, desde 2010 Bosawas pierde un promedio de 42.676 hectáreas por año. Los mayagnas calculan que en diez años la reserva no existirá.

Hasta este lunes la Procuraduría ha llevado a juicio a nueve personas acusadas de daños ambientales contra Bosawás y hoy aumentó de 13 a 17 los abogados que están siendo investigados por sospechas de inscribir tierras comunitarias indígenas a nombre de personas particulares en esa área protegida.

El funcionario dijo que no le sorprendería si aparecen empresarios reclamando por ser expulsados de Bosawás.

"Este es un concurso de varios actores. Ha habido autoridades, líderes, empresarios, que se han aprovechado. A mí me gustaría escuchar a algunos miembros (empresarios) defendiendo la reserva", expresó.

Estrada informó de que el plan inmediato es solicitar las cédulas de identificación de todos los residentes de la reserva y que, los de reciente ingreso, serán devueltos a sus lugares de origen.

Sólo permanecerán quienes hayan habitado la zona antes de 1988, es decir, los indígenas, agregó.

El procurador dijo que en los próximos días el presidente Ortega se pronunciará sobre el plan de "saneamiento" de Bosawás en base a un informe elaborado por una comisión especial.

La Unesco incluyó a Bosawas en su lista de reservas de la biosfera en 1997.