•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Ministerio de Gobernación justificó hoy la deportación del fotógrafo chileno Héctor Alejandro Retamal Correa, indicando que éste ejercía labores de reportero sin contar con visa de trabajo y que además intentó violar el cordón de seguridad de la casa del mandatario Daniel Ortega, a bordo de un vehículo cuyos papeles no estaban en regla.

A través de un comunicado, Gobernación indica que el fotógrafo de la Agencia Francesa de Prensa, AFP, de nacionalidad chilena, expulsado del país el pasado sábado, violentó el artículo 12, numeral 5, de la Ley (561) de Migración y Extranjería, al “ejercer labor de reportero sin tener visa de trabajo”.

Además, según las autoridades, Retamal Correa se movilizaba en un vehículo “sin placa, sin tarjeta de circulación y sin licencia de conducir”, violentando así los artículos 6 y 26, numerales 37 y 43, de la Ley 431 de Régimen Vehicular.

“En esas condiciones intentó burlar el cordón de seguridad de la Presidencia de la República”, afirma el comunicado, en referencia a la residencia privada del presidente Ortega, localizada en Reparto El Carmen y que ocupa como despacho presidencial desde que retornó al poder en enero de 2007.

La detención de Retamal Correa ocurrió en el marco de la visita a Nicaragua de Riad Al Malki, canciller de la Autoridad Nacional Palestina.

“Con todos estos actos delictivos, se procedió a deportar al ciudadano Retamal Correa, comunicando esta decisión al Primer Secretario de la Embajada de Chile (en Managua), Diego Francisco Rivera López, quien estuvo presente durante la misma”, concluye el comunicado del Ministerio de Gobernación, fechado hoy en Managua.

La protesta de AFP

Ayer, un comunicado de la Agence France-Presse aseguraba que presentó una “enérgica protesta” al gobierno de Nicaragua por la expulsión sin causa judicial explícita de su fotoperiodista chileno, luego de cuatro días de detención e incomunicación.

La carta dirigida a la primera dama y Coordinadora de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, denuncia las condiciones de detención (incomunicación y privación de asistencia legal) que sufrió el reportero extranjero, y solicita a Murillo garantías para el ejercicio de la función periodística.

"En nombre de la AFP, no puedo sino expresar mi más enérgica protesta contra su detención -cuatro días sin posibilidad de comunicarse con el exterior y sin asistencia legal- y su expulsión posterior, sin que se nos diese una explicación oficial", dijo en la carta la directora regional para América Latina, Juliette Hollier-Larousse.

"Estoy indignada por el trato brindado a nuestro fotógrafo, detenido en el ejercicio de sus funciones", prosigue el texto dirigido a la vocera del gobierno.

El fotoperiodista permaneció incomunicado en las oficinas de Auxilio Judicial, dependencia de la Policía que se encarga de casos de terrorismo, narcotráfico y crimen organizado.

Según Raúl Arévalo, abogado de Retamal y quien presentó un recurso pidiendo su liberación, se trató de una detención a todas luces “ilegal”, porque “la policía tiene 48 horas para realizar pesquisas y ponerlo a la orden de un juez”.

Las embajadas de Chile y Francia se interesaron en el caso y realizaron gestiones a favor de Retamal. También la Asociación de Corresponsales Extranjeros de Nicaragua (ACEN), solicitó a la vocera presidencial sus buenos oficios.