•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Más de 120 manzanas donde había pinares y maleza, en la Reserva Natural Cerro Apante, fueron reducidas a cenizas por un voraz incendio que comenzó al mediodía del lunes último y que pudo ser contralado hasta la tarde de ayer, antes de que su avance destructor llegara hasta el corazón de la reserva.

Los bomberos informaron que el fuego se originó en la zona de amortiguamiento de la reserva, ubicada en el departamento de Matagalpa, en el sector de Jucuapa, y se extendió hacia los pinares, un área de difícil acceso.

Fue hasta la tarde que el esfuerzo de las unidades de bomberos de Matagalpa y de los 13 miembros de la Brigada contra Incendio de Apante, permitió el control del avance de las llamaradas sobre el bosque de pino.

Limitados de recursos

Según Santiago Dormus, responsable de la Brigada contra Incendio de Apante, la falta de equipos limitó su capacidad de respuesta, ya que primero tuvieron que conseguir las bombas mochilas y otros implementos básicos, para luego desplazarse hasta el punto.

Aunque aún no se hizo el inventario exacto de los daños, los bomberos informaron que las llamas arrasaron con árboles de regeneración natural y que hubo una importante afectación al ecosistema.

Funcionarios de la delegación del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales no se presentaron al lugar para iniciar la evaluación del daño al capital natural de la reserva, ni para inventariar las pérdidas económicas en las comunidades. Tampoco se conoce sobre el origen del fuego.

Al lugar del incendio solo se presentaron los miembros de la Secretaría Ambiental de la Alcaldía, los bomberos y la Brigada contra Incendios de la comunidad de Apante.