•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Junta Directiva de la Cámara de Comercio e Industrias de Estelí, fustigó los allanamientos que oficiales de las especialidades nacionales de Auxilio Judicial, de Operaciones Especiales y de Antidrogas, ejecutaron el domingo último, y demandaron una disculpa pública de la primera comisionada Aminta Granera.

De igual forma, dijeron que para salvaguarda del prestigio propio y de la institución, aplique sanciones administrativas y dé “baja” a quienes estuvieron dirigiendo las acciones, porque presumen que las mismas fueron planificadas con tiempo.

Luis Eduardo Montenegro, uno de los “verificados”, señaló que de manera personal no entablará ninguna acción legal contra la Policía, y que espera que lo haga la alta dirigencia del sector.

Por su parte, Ricardo Ruiz, junto con otros afectados, expresó que analiza la posibilidad de proceder ante las instancias correspondientes si entabla o no una querella legal en contra de la Policía.

Demandan disculpa pública

La demanda sobre la disculpa pública es respaldada por el coordinador nacional de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos Anpdh, Roberto Petray, porque señaló que a quienes la Policía los “verificó” y ocupó sus negocios y propiedades fueron sometidos al escándalo público, y ahora hay quienes andan en la calle haciendo comentarios que denigran la reputación de los afectados.

“También, hasta comentarios jocosos hace la gente en Estelí y en otras ciudades donde se dio esta ola de allanamientos y de detenciones policiales”, dijo.

Moncada tronó contra Policía

En tanto, contrario a lo que expresó la madrugada del lunes, minutos después de ser liberado, Roberto Moncada ahora señaló que fue tratado como un reo más antes de llegar a las celdas preventivas de la Policía esteliana, lo que no desdice su admisión de que estuvo en una prisión especial a diferencia de los otros seis retenidos.

Con voz entrecortada y al borde de las lágrimas se quejó por lo que calificó atropellos a él, a miembros de su familia y a trabajadores. Precisamente, Zavala es originaria de esta ciudad, donde ha desempeñado varios cargos dentro de la entidad de seguridad y orden público.

Sin duda, acotó Moncada, el sector se encuentra temeroso, no porque esté cometiendo actividades ilícitas, sino por el temor a nuevas arbitrariedades.

Se perdieron joyas

El lunes, en conferencia de prensa, el comisionado mayor Sergio Cáceres, jefe de la delegación departamental de la Policía, dijo que la entidad de seguridad y de orden público nunca cierra procesos investigativos de este tipo, lo que ha sido interpretado por los directivos de la Cámara de Comercio e Industrias, como que los allanamientos seguirán.

Roberto Moncada señaló que en algunos lugares no aparecen objetos como joyas (se menciona), y un reloj marca Rolex que no lo hallan, y el mismo se encontraba en un domicilio de los allanados. Esa situación, dijo, ya la expuso ante las autoridades policiales estelianas.

A decir de Moncada, la Policía no está facultada para seguir tales actos, aunque el jefe de la entidad de seguridad y de orden público en Estelí, comisionado mayor Sergio Cáceres, haya señalado antes a los periodistas que ningún proceso investigativo de esa índole la Policía “lo da por cerrado”.

 

Critican a Zavala

Roberto Moncada cuestionó la posición de la jefa nacional de la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, Glenda Anabel Zavala Peralta, originaria de esa ciudad, quien estaba en la delegación policial de Estelí no haya contribuido para evitar las arbitrariedades cometidas.