•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Dos días después de la deportación del fotógrafo de la Agencia Francesa de Prensa, AFP, Héctor Retamal, quien estuvo detenido cuatro días en la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, el Gobierno justificó su detención y posterior deportación argumentando que no tenía visa de trabajo, no portaba licencia de conducir, y que “burló” el cordón de seguridad del Presidente de la República.

“No íbamos a hablar del tema, pero bueno”, dijo ayer en conferencia de prensa al ser consultado por el tema, el comisionado general Ramón Avellán, quien estuvo a cargo de las indagaciones que se le hicieron a Retamal, durante su detención en la DAJ.

Motocicleta sin documentos

Por insistencia de los periodistas, Avellán explicó: “Este señor fue capturado intentando penetrar el círculo de seguridad del Presidente. Se encuentra con una motocicleta que no cuenta con ningún documento, sin ninguna licencia de conducir, y estaba en nuestro país en calidad de turista. Según nuestra legislación, un turista no puede hacer labores de ningún tipo. Basado en esos aspectos estuvo aquí (en la DAJ). Se le notificó al cónsul (de Chile), y el porqué (lo detuvieron)”.

Al ser consultado por qué estuvo cuatro días detenido si la legislación contempla que luego de 48 horas de investigación, una persona debe ser puesta en libertad en caso de que no se encuentren elementos en su contra para ponerlo a la orden del juez, el alto funcionario policial alegó que “usaron las 48 horas”, y que los dos días posteriores estuvo bajo resguardo de Migración, institución que se encargó de deportarlo, pero siempre en las celdas de la DAJ.

El cordón de seguridad

Avellán, sin embargo, no explicó cómo el reportero gráfico intentó penetrar el cordón de seguridad presidencial.

“Intentaba penetrar. Entiendo que no había solicitud de presentación de los medios en el lugar. Él se apareció en una moto e intentó romper el círculo, lo cual es prohibido”, dijo, sin entrar en mayores detalles.

Retamal será reubicado

El fotógrafo Héctor Retamal se encuentra en Costa Rica a la espera de ser designado en un nuevo puesto, confirmó a El Nuevo Diario en una comunicación electrónica, el director para América Central de esa agencia noticiosa, Marcelo Daniel Brusa.

Brusa declaró brevemente que hasta la fecha no han recibido ningún requerimiento de parte de las autoridades migratorias nicaragüenses. “Respecto de la cobertura fotográfica de Nicaragua, estamos evaluando cómo garantizarla de aquí en más, dado que es nuestra prioridad seguir brindando una información equilibrada y fiable, tanto en texto como en imagen, desde Nicaragua, tal como lo hacemos en el resto del mundo”, escribió Brusa. Actualmente, Retamal se encuentra en días de descanso, dijo Brusa.

Algunos de los colegas de Retamal en Managua refirieron que se han comunicado brevemente con él, constatando que se encuentra bien físicamente, sin embargo, este no ha narrado qué pasó durante los cuatro días que estuvo detenido en El Chipote.

 

La ruta de Retamal

Héctor Retamal, de 37 años, fue contratado por la AFP luego de dar cobertura al rescate de los 33 mineros chilenos que permanecieron bajo tierra 69 días en la mina San José, Copiapó, quienes lograron salir en octubre de 2010, durante una espectacular liberación transmitida en vivo y asistida por el propio presidente de ese país, Sebastián Piñera.

De nacionalidad chilena, Retamal es descrito como sonriente, y llamado con cariño entre sus colegas como “Reta”. Antes de ser enviado a Nicaragua por la agencia noticiosa, estuvo en Haití, y desde su llegada al país, en julio de 2012, no había viajado a su natal Chile.

 

El martes siete

El martes siete de mayo, cuando entre la prensa nacional e internacional se supo de la reunión entre el presidente Daniel Ortega y el canciller de la Autoridad Nacional Palestina, Riad Malki, el fotógrafo de la AFP se dirigió a la Secretaría del Frente Sandinista.

El fotógrafo chileno compró recientemente una motocicleta que aún no tenía placa por encontrarse todavía en el papeleo requerido por las autoridades.

Cuentan sus colegas, que supieron de la detención del fotógrafo al día siguiente del suceso. Pocos fotógrafos y periodistas conocieron la noticia, y la manejaron con sigilo a fin de buscar una salida negociada, que finalmente no se logró. Fue hasta el sábado que se hizo todo público.

No pudieron verlo

“Todos los días nos turnábamos, íbamos a la DAJ a dejarle ropa, pasta de dientes, desodorantes, y en los horarios de comida íbamos a dejarle alimentos. Pero nunca pudimos verlo. Él no tiene a ningún familiar en el país”, recordó un fotógrafo que solicitó no publicar su nombre.

 

Policía no iba a hablar

“No íbamos a hablar del tema, pero bueno”, dijo ayer en conferencia de prensa al ser consultado por el tema del fotoperiodista deportado,  el comisionado general Ramón Avellán.