•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El vicecanciller para Asuntos Indígenas, Eloy Frank Gómez, aseguró ayer que están recabando información sobre el conflicto fronterizo que atraviesan las comunidades miskitas de Bilwaskarma y Saupoka, ubicadas en el río Coco, para luego solicitar una reunión con su par hondureño.

Gómez dijo en una breve entrevista telefónica con El Nuevo Diario, que ya realizaron una visita en conjunto con las autoridades regionales para “tener una conversación con los comunitarios”.

“Tuvimos una reunión con el Ejército, la Policía, los síndicos y los jueces. Nos dijeron la situación, que los hondureños llegaron a amenazar al propio juez de la comunidad. A raíz de este conflicto su trabajo agrícola ha estado muy afectado”, añadió Gómez.

Buscarán reunión bilateral

Según el funcionario, la Cancillería primero debe documentarse para posteriormente, sentarse a hablar con las autoridades hondureñas. “Estamos documentando la información, y ahora se va a proceder a tener una reunión conjunta entre Nicaragua y el vicecanciller (hondureño)”, aseguró.

Carlos Alemán, Presidente del Gobierno Regional de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, coincide en que lo más recomendable es “promover una entrevista con el Gobierno de Honduras”.

Alemán citó el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, sobre pueblos indígenas, ratificado por Nicaragua y Honduras, que aborda el derecho al trabajo de los pueblos indígenas y tribales, su derecho a la tierra, al territorio y a la salud.

“Habría que ver cómo se puede, entre los dos países, ver con políticas, el tema del avance de la frontera agrícola de Olancho”, añadió Alemán.

La historia

Según los comunitarios, el huracán Mitch, en 1998, desvió el curso del río y lo cambió. Antes iba serpenteado y hoy se observa que transita en línea recta.

La situación se elevó de tono el 25 de marzo, cuando unos 60 hombres de Bilwaskarma cruzaron el río Coco para reclamarle a un hondureño que tiene ganado, identificado como Luis Castillo, por el daño a sus cultivos y por las continuas amenazas que profería. Hubo tiroteos y luego los miskitos quemaron la casa y la saquearon.

Pese a que posteriormente hubo negociaciones entre las autoridades militares de ambos países y los comunitarios, la situación aún se percibe hostil.

 

Diputados quieren visitar la zona

Hace un mes, los diputados de la Asamblea Nacional tenían planificado un viaje a la Reserva de Biosfera Bosawás, debido a la gravedad de la depredación que se ha conocido a nivel nacional en los últimos meses, sin embargo, el viaje fue cancelado.

El diputado y presidente de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Indalecio Rodríguez, quien iba a participar en la visita, aseguró que no les ofrecieron una explicación sobre la cancelación del viaje.

A criterio del diputado Luis Callejas, el problema de fondo es que personas ajenas a la zona “tienen dinero para pagar la maquinaria con la cual extraen los árboles”.

“El problema en los territorios indígenas va más allá, porque ellos pueden vivir del lado del río que quieran, pero el gran problema es cómo proteger el territorio”, dijo Callejas.

 

Señalan a ganaderos

Los miskitos de Bilwas-karma y Saupoka denunciaron que ganaderos hondureños les dañan sus cultivos, pero la situación se ha convertido en un conflicto limítrofe, pues una de las zonas donde cultivan ahora es reclamada por los hondureños, debido a que el río Coco se desvió en ese lugar.