Máximo Rugama
  •   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Un campesino y su adolescente hijo, originarios de la comunidad El Ocotillo, en la jurisdicción del municipio de Estelí, se recuperan de las quemaduras que sufrieron en el momento  que los gases que se habían acumulado en una vieja letrina hicieron explosión, porque introdujeron material combustionante en el interior a fin de eliminar el mal olor y los insectos.

Aparentemente la  materia orgánica como los excrementos en proceso de descomposición generó la acumulación de una serie de gas metano, y al hacer contacto con el fuego hizo la tremenda explosión que además de asustar a los miembros de la familia de  Juan Agustín Ruiz Moreno de 32 años también las llamas le provocaron quemaduras de segundo y tercer grado  en las manos, la clavícula, y los pies.

En tanto su adolescente hijo de 11 años sufrió quemaduras de menor intensidad. Ambos fueron trasladados en vehículos particulares desde la comunidad “El Ocotillo” hasta el hospital regional San Juan de Dios de esta ciudad.

El adulto según dio a conocer su progenitora Julia Moreno Ruiz, tomó maleza seca y trozos de madera de pino, y los lanzó al interior de la letrina, y minutos después sucedió la tremenda explosión.

Juan Agustín, por escasos centímetros se salvó de quedar atrapado en un tremendo hueco que dejó la explosión mientras la inmundicia de excrementos y otras sustancias quedaban esparcidos por un área de aproximadamente diez metros a la redonda.

Hubo quienes en la comunidad que señalaron que Ruiz habría utilizado inicialmente gasolina,  pero eso no fue confirmado. Varios vecinos que creyeron inicialmente que se trataba de la explosión de algún cilindro que contenía gas licuado del petróleo, pues el estruendo fue tremendo.

En varios lugares donde las letrinas tradicionales son construidas a través de proyectos que impulsa la alcaldía junto con el Instituto de Fomento Municipal, Inifom, los especialistas instalan en los mismos respiraderos con pedazos de tubos de hule u otros materiales para evitar la acumulación de gases y que en épocas de calor se produzca una explosión de los fluidos.-

No obstante los retretes que son construidos de forma artesanal los campesinos no les colocan esos conductos por donde pueda salir esa sustancia gaseosa.

El estallido demolió toda la estructura de la vieja  letrina, incluyendo los cimientos  que eran de mezcla de cemento con arena, ladrillo cuarterón y hierro.

Los vecinos y miembros de la familia de los perjudicados dijeron que los pedazos de concreto fueron lanzados por los aires varios metros de distancia.
Juan Agustín Ruiz Moreno, quien dijo que no queda convidado a realizar otra acción similar luego recibió atención especializada en el hospital regional San Juan de Dios de esta ciudad.-

Los médicos ya le dieron de alta y se recupera de las afectaciones en su casa de habitación ubicada en la comunidad “El Ocotillo”.