•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La abogada de iniciales M.E.G. y su pareja, otra mujer de iniciales O.M.I., deberán esperar en la cárcel por los próximos siete días, la audiencia inicial, donde un juez especializado en violencia decidirá si van o no a juicio por la violación agravada en perjuicio de un niño de ocho años que les imputa el Ministerio Público.

Mientras tanto, la madre de la víctima pedía protección a las autoridades, asegurando que su menor hijo y ella son asediados en la calle y en su casa en Managua por desconocidos en vehículos sin placa y con vidrios polarizados.

La acusación contra las mujeres de 46 y de 52 años, que sostienen una relación lésbica, en menos de cuatro horas pasó de un juzgado a otro creando incertidumbre en la madre de la víctima.

Por la mañana, en una audiencia a puerta cerrada a petición de los abogados defensores, el juez Séptimo Distrito Penal de Audiencia de la capital, Abelardo Alvir Ramos, se declaró incompetente para seguir conociendo de la causa y anuló la admisión de la acusación.

En medio del desconcierto, la mamá del infante se quejó de la fiscal auxiliar, María de los Ángeles Mendoza, expresando que no se sentía representada por la funcionaria del Ministerio Público, quien apoyó a los defensores cuando pidieron prohibir el ingreso de los periodistas.

Juez acepta acusación

Tres horas más tarde --1:00 p.m.-- el juez Cuarto Distrito Especializado en Violencia, Harold Javier Leal, admitió la acusación contras las dos mujeres, les impuso arresto preventivo y programó la audiencia inicial para el 29 de mayo.

La decisión fue tomada por el judicial al final de la audiencia, donde los abogados defensores, Wilfford Bustamante Rocha y César Vargas Mendiola --este último juez suplente en Matagalpa--, demandaron en vano el retiro de los hombres y mujeres de prensa.

El abogado Santos Soza Valle trató de intimidar a los periodistas tomándoles fotografías con un teléfono celular, expresando que los tenía registrados, mientras que en la vista pública sostenía el micrófono a uno de sus colegas defensores.

 

Hechos ocurrieron en un hotel

De acuerdo con el escrito acusatorio, los hechos acontecieron en la habitación de un hotel capitalino, donde las acusadas presuntamente llevaron al menor sin el consentimiento de su mamá.

Los abogados defensores solicitaron que las acusadas sean examinadas en el Instituto de Medicina Legal, para que sea un forense quien determine la condición médica en que se encuentran