•  |
  •  |
  • END

Mientras las autoridades del Instituto Nicaragüense de Energía, INE, anunciaban una nueva baja en los precios de gas licuado para este domingo y escondían la tendencia de los precios de los combustibles, altos ejecutivos de las empresas petroleras brindaron una exposición en donde pretendieron aclarar que aunque los precios internacionales de barril de crudo bajen, no significa que sus derivados también lo hagan; sin embargo, nuevamente ocultaron los detalles de la estructura de costos de sus operaciones.

El INE detalla que en Managua, el cilindro de cien libras bajará 24 córdobas con 50 centavos al pasar de mil 180 córdobas con 50 centavos a mil 156 córdobas; el tanque de 25 libras bajará de 256 córdobas con 50 centavos a 251 córdobas con 25 centavos (5 córdobas con 25 centavos); y el de 10 libras descenderá de 102 córdobas con 75 centavos a 100 córdobas con 25 centavos, es decir, dos córdobas con 25 centavos.

Este viernes, en una amplia exposición que duró poco más de dos horas, el asesor económico de la Esso Standard Oil, Agustín Fuentes, junto a los gerentes generales de las otras tres petroleras que operan en el país (Texaco, Shell y Petronic), explicó que la variación en los precios del petróleo no incide en la misma proporción en combustibles por múltiples razones.


Sus costos son misterios de fe
Según él, esa diferencia en los precios obedece al balance entre oferta y demanda, la actividad económica de los países, conflictos, capacidad de refinación, fenómenos naturales, inventarios, devaluación del dólar, entre otros factores.

Sin embargo, Fuentes y demás personeros de las petroleras evitaron hablar de ejemplos concretos en la importación de gasolinas y diesel en el país, y cómo se hacen los cálculos para hacer las proyecciones de los precios de los combustibles cada semana y tampoco dieron costos específicos en lo que incurren en la cadena del suministro, pues alegaron que son datos privados de cada empresa y que no pueden ser revelados.

En la exposición realizada en el Centro de Convenciones Crowne Plaza, y denominada “La Industria del Petróleo en Nicaragua ante la Coyuntura Actual”, Fuentes dijo que de manera general, los precios de los combustibles al consumidor final están repartidos de la siguiente manera:
En la gasolina súper un 72.1 por ciento es el valor real al que compran, 14 por ciento de impuestos, 2.5 por ciento de costos de transporte internos y 11.2 por ciento de un margen que se distribuye entre utilidades de las distribuidoras y las gasolineras, lo que incluye pago de salarios, gastos operativos, entre otros.

Del ciento por ciento del costo total de la gasolina regular que se cobra en las estaciones de servicio, 71.3 por ciento corresponde al precio que cuesta al contratarla en el mercado internacional, 14.6 por ciento de impuestos, 2.5 por ciento de costos de transporte interno y un 11.4 por ciento de margen; mientras que en diesel, 76.4 por ciento corresponde al precio contratado en el exterior, 12.6 por ciento de impuestos, 2.8 por ciento de costos de trasporte en el país y un 7.9 por ciento de margen.


Consumimos 29 mil barriles de combustibles diarios
Revelaron que Nicaragua, en comparación con Centroamérica, es el país que menos demanda tiene de combustibles, pues mientras aquí el consumo diario es de 29 mil barriles diarios --de los cuales un 45 por ciento equivale a búnker que es consumido por las generadoras eléctricas-- El Salvador que consume más de 44 mil barriles, Costa Rica 40 mil, Honduras 46 mil 800, Guatemala 74 mil 200 y Panamá más de 92 mil barriles diarios.

“Nicaragua como conjunto es el país que tiene el mercado más pequeño de Centroamérica, y en alguna medida, incide en el nivel general de costos y precios”, dijo Fuentes, pues aseguró que en la medida que la demanda crezca, los precios bajan porque a mayor volumen contratado, más baratos son los precios.

Los personeros de la petroleras también fueron cuestionados por los periodistas del porqué varias gasolineras no bajan los precios de los combustibles cuando la tendencia es a la baja, y aunque dijeron no estar de acuerdo con ningún tipo de regulación de los precios de los carburantes, indicaron que cada empresa tiene la libertad de estar cambiando los precios diariamente, pues existe un libre mercado en donde los consumidores pueden elegir dónde comprar más barato.