•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Gobierno de Nicaragua enviará hoy a la Asamblea Nacional un proyecto de reforma a la Ley de Estabilidad Energética, el cual mantendrá el subsidio eléctrico a más de 600,000 clientes que consumen menos de 150 kilovatios al mes, y que, además, incluye una serie de exigencias a TSK-Melfosur para mejorar el servicio, anunció ayer Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

Murillo no detalló las fuentes de financiamiento con las que el Gobierno mantendrá el subsidio energético.

No obstante, en marzo de este año, el Instituto Nicaragüense de Energía, INE, solicitó un financiamiento de US$20 millones a instituciones locales e internacionales, del cual dependía mantener el subsidio, según declaró en ese momento el asesor económico de la Presidencia, Bayardo Arce Castaño.

Lo que dice el gobierno

“Después de mucho estudio, mucho análisis, grandes esfuerzos, nuestro Presidente aprobó y enviará mañana (hoy) para ratificación a la Asamblea Nacional, mantener el subsidio de los consumidores por debajo de 150 kilowatts”, informó Murillo.

De acuerdo con las declaraciones de Murillo a través de un medio oficialista, la iniciativa de reforma a la Ley también contempla la exigencia del mejoramiento del servicio a la empresa distribuidora de energía, TSK-Melfosur (antes Disnorte-Dissur).

“Para que haga las inversiones necesarias, de manera que se mejore y se amplíe a más familias de nicaragüenses el Servicio de Energía. Exigencia a la Empresa... mejorar, mejorar sus redes, invertir, de manera que se pueda ampliar el servicio”, dijo Murillo.

Subsidio es “un alivio”

El anuncio sobre la propuesta de reforma a la Ley de Estabilidad Energética, que será introducida hoy en el Parlamento, fue catalogado por Marvin Pomares, Director del Instituto de Defensa a los Consumidores, Indec, como un alivio para los beneficiarios del subsidio, ya que el temor entre ese sector era que el rango de consumo subsidiado se redujera a 100 kilovatios.

“Creemos que realmente es una decisión muy acertada por parte del gobierno, dado que van a seguir subsidiando a más de 600,000 usuarios de energía que realmente van a ser beneficiados, y va a haber una estabilidad entre esos usuarios que estaban preocupados porque se decía que se podía bajar hasta los 100 kilovatios”, añadió Pomares.

Garantiza estabilidad macroeconómica

También el economista René Vallecillo consideró que la medida gubernamental de mantener el subsidio energético a un sector sensible de la población, es altamente positivo para más de 600,000 hogares nicaragüenses que no verán afectado su presupuesto familiar por el incremento en la tarifa eléctrica, lo cual mantendrá la estabilidad macroeconómica de Nicaragua.

“Es una decisión positiva que garantiza la estabilidad económica en el país, ya que en el caso de aumentar la factura eléctrica esto afecta toda una cadena de productos y servicios, por lo cual, al mantenerse el subsidio ayuda a controlar la inflación y la economía va fluyendo”, indicó Vallecillo.

 

Los subsidiados

Según datos oficiales del Instituto Nicaragüense de Energía, INE, los usuarios beneficiados con el subsidio eléctrico representan poco más del 80% de la cartera total de clientes, estimada en uno 830,000 consumidores.