Matilde Córdoba
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La violencia provocada por el narcotráfico es menor en los países consumidores que en los que sirven de tránsito, como Nicaragua, donde en la última década solo el Ejército incautó 130 toneladas de cocaína.

La Oficina de las Naciones Unidas para el control de las Drogas y la Prevención del Delito (Onudd), estima que en América un cuarto de los homicidios están relacionados con el crimen organizado y las actividades delictivas de las pandillas, mientras que en los países europeos y asiáticos esa proporción no pasa del 5%.

“El tránsito es la actividad del ‘problema de las drogas’ que genera el mayor volumen de delitos y violencia, y crea los mayores problemas y desafíos de seguridad pública a los países por donde ese tránsito se realiza”, sostiene el Informe denominado “El problema de las drogas en las Américas”, elaborado por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Según el Inspector General del Ejército de Nicaragua, general de Brigada Adolfo Zepeda, en Nicaragua el mercado de la droga es “escaso”, por tal razón nuestro país es usado principalmente como tránsito.

Aunque en Nicaragua la tasa de homicidios es de 13.6 por cada 100,000 habitantes, una cifra que sobrepasa el índice permitido de criminalidad, conforme la Organización Panamericana de la Salud; los países del Triángulo Norte tienen las tasas de homicidio más elevadas del continente.

En Honduras es de 91.6, en El Salvador de 69.2, y en Guatemala de 38.5. En este último país se calcula que el 45% de los homicidios dolosos son provocados por el narcotráfico.

El Informe de la OEA agrega que se estiman en alrededor de 150,000 los casos de “homicidios presuntamente ocurridos por la violencia entre organizaciones criminales en el continente americano”.

El tráfico de armas

A la par de la criminalidad está el tráfico de armas. “La violencia letal producida por las armas de fuego en América Latina y el Caribe supera ampliamente el promedio mundial de 42% del total de homicidios”.

Hefer Morataya, quien está al frente del Programa Centroamericano para el Control de Armas Pequeñas y Ligeras, Casac, del SICA, sostuvo que el tráfico de armas siempre está asociado al de drogas.

“Normalmente el que trafica con drogas siempre trafica con armas. Las armas ilegales en Centroamérica vienen de diferentes partes del mundo, no solo del norte, sin embargo, también existe un intercambio de la de drogas por armas”, explicó Morataya a El Nuevo Diario.

Datos del Informe Sobre Seguridad Ciudadana 2012, de la OEA, citados en el documento “El problema de las drogas en las Américas”, indican que en el Caribe el 68% de los homicidios son cometidos con armas de fuego, en América Central el 78%, en Norte América el 55%, y en América del Sur el 83%.

Los autores del informe hacen hincapié en que la venta al menudeo usualmente no es un factor causante de violencia, o, al menos, no se le compara con la violencia que genera la distribución.

“Sin embargo, la competencia por mercados locales de microtráfico ha sido una explicación recurrente de la violencia en lugares como las favelas de Río de Janeiro, ciertas zonas de México y algunas zonas urbanas en Colombia y Jamaica. También existe evidencia de la participación creciente de las maras centroamericanas en la venta de drogas al detalle”, añade.

 

Delitos aumentan

El tránsito es la actividad que genera el mayor volumen de delitos y de violencia, y crea los mayores problemas y desafíos de seguridad pública a los países por donde ese tránsito se realiza.