•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El exjuez suplente Néstor Herrera Obando, sentenciado a 23 años de prisión por el crimen de su esposa, Tania Silva Reyes, acontecido el 8 agosto de 2003, deberá seguir en prisión.

Esto porque en la Sala Penal del Tribunal de Apelaciones de Managua, TAM, confirmaron la sentencia de la jueza Primero de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria de la capital, Roxana Zapata, quien declaró sin lugar la solicitud de libertad condicional para Herrera.

El abogado Orlando Palma, defensor de Herrera, luego de conocer la resolución adversa a su representado, dijo que próximamente promoverá una nueva acción legal para procurar el excarcelamiento de su cliente.

Para que el exfuncionario judicial recupere la libertad necesita haber cumplido 18 años y cuatro meses de los 23 años a los que fue sentenciado por el delito de parricidio en perjuicio de su pareja, Tania Silva Reyes.

Herrera Obando, preso desde noviembre de 2003, a la fecha contabiliza 10 años, cuatro meses y 15 días de efectiva prisión, esto incluyendo el tiempo laborado en la Cárcel Modelo de Tipitapa.

Al igual que la jueza Zapata, los magistrados del TAM tampoco se refirieron a la petición del abogado defensor, Orlando Palma, de aplicar de manera retroactiva el Código Penal (vigente), que consigna como pena máxima por parricidio 20 años de prisión, y no los 23 que establecía el Código Penal de 1974, con el que fue juzgado Herrera.

Para la Fiscalía, Herrera debe cumplir con las cuatro quintas partes de la condena y no con la tercera parte de esta, por ser un reo reincidente, ya que en Matagalpa también fue condenado a siete años de prisión por parricidio frustrado en perjuicio de su difunta esposa, hecho acontecido en diciembre de 2001. Esta sentencia ya fue cumplida por el exjudicial.