•   Miami, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) presentará este jueves su previsión para la temporada de huracanes en el Atlántico, que comienza oficialmente el próximo 1 de junio y que se prolongará por seis meses.

Además, la Agencia Federal de Gestión de Emergencias, FEMA, de Estados Unidos, ofrecerá sus consejos para ayudar a la población a prepararse ante el posible impacto de un huracán.

El mes pasado, expertos de la Universidad Estatal de Colorado afirmaron que esta temporada será un 75% más activa de lo normal, debido, en parte, a que el suave invierno ha templado las aguas del Atlántico tropical, y, por lo tanto, será más probable que un huracán de categoría elevada toque tierra en Estados Unidos o el Caribe.

Estos expertos, que desde hace 30 años difunden sus pronósticos para la temida temporada de huracanes, prevén que la de este año tendrá 18 tormentas con nombre propio (tormentas tropicales), nueve llegarán a huracán y cuatro de ellos alcanzarán categorías superiores (de 3 a 5 en la escala de Saffir-Simpson).

Según sus cálculos, una temporada estándar tiene 12 tormentas con nombre propio (tormenta tropical), de las que 6.5 llegan a ser huracanes y dos de ellos alcanzan categorías superiores (con vientos que sobrepasan los 178 kilómetros por hora).

Temporada más activa

De cumplirse su pronóstico, esta temporada será más activa que la pasada, cuando, aunque hubo 19 tormentas tropicales y 10 huracanes, solo se formaron dos huracanes superiores; “Michael” y el devastador “Sandy”, que causó la muerte directa de, al menos, 147 personas.

Solo en Estados Unidos mató a 72 personas, pese a que cuando tocó tierra en este país ni siquiera tenía ya categoría de huracán. Aun así, fue el ciclón más letal sufrido en este país en los últimos 40 años, y el segundo más costoso, tras “Katrina”, con unos US$50,000 en gastos, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

 

La preocupación

En cuanto a las posibilidades de que toque tierra un huracán de categoría mayor (que es la gran preocupación), los expertos de Colorado apuntan a que en el Caribe alcanzan este año el 61%, frente al 42% en que está el promedio.

Las posibilidades de que toque tierra en algún lugar de la costa estadounidense ascienden al 72% (frente al 52% de media). En la Costa Este son del 48% (31% de promedio) y en la del Golfo de México el 47% (30%).