Lésber Quintero
  •   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un inversionista asiático que hace ocho meses se estableció en la ciudad de Rivas, denunció ante la Policía el secuestro del que fue víctima --igual que uno de sus empleados-- durante varias horas, entre la tarde y la noche del lunes último.

Según su relato, cuatro sujetos con uniformes de policías, que portaban fusiles AK, los interceptaron a bordo de un vehículo Yaris, gris, indicándoles señal de alto, cuando viajaban de Managua hacia Rivas en la Carretera Panamericana Sur.

Acto seguido les pidieron bajar de la camioneta donde viajaban, los subieron al carro --que era conducido por su chofer--, y los condujeron a un lugar donde a él le exigían decirles dónde tenía el dinero de su negocio.

El asiático, de iniciales J.S.K., confirmó con mucho temor lo sucedido, y delegó en su conductor solo identificado con su apellido Obando, por seguridad, para que narrara paso a paso el calvario que les tocó vivir hasta que fueron liberados, después de que los falsos policías se le llevaron la camioneta Mitsubishi doble cabina, año 2009 --donde viajaban--, C$250,000 que tenía en caja, US$2,000 que sustrajeron de su tarjeta de crédito, y más de C$150,000 en repuestos de motos.

Autoridades investigan

El caso es investigado por la Policía a raíz de la denuncia que presentó la misma noche del lunes el trabajador del extranjero, según confirmaron en la unidad policial de Rivas.

De acuerdo con Obando, el lunes por la tarde él y su jefe regresaban de Managua a bordo de la camioneta Mitsubishi, placa costarricense, y cuando cruzaron por el puente de Ochomogo fueron detenidos por los falsos policías.

“Ellos eran cuatro y todos andaban AK, y cuando nos metieron en el Yaris uno de ellos se fue con la camioneta y a nosotros nos cubrieron el rostro, y nos anduvieron como dos horas y media dando vueltas”, refiere el conductor.

Añade que los llevaron a un sitio que pudo ser una casa, “donde se escuchaba una radio, por la cual me enteré de que eran las 5:40”.

En ese lugar, recuerda que los secuestradores le preguntaban a su jefe dónde tenía el dinero de su negocio, y hasta que les dio los detalles del sitio donde tiene su caja fuerte decidieron llevarlos a la ciudad de Rivas.

“Llegamos como a las 9:00 de la noche, y ellos ingresaron con mi jefe y conmigo hasta el interior del negocio para sustraer el dinero que había en caja (fuerte), el cual sumaron a los US$2,000 que ya habían sacado de la tarjeta del asiático, y luego se hicieron humo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus