•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Por segundo día consecutivo las puertas del Instituto Nacional de Seguridad Social, INSS, en Managua, fueron cerradas frente a los ancianos miembros de la Unidad Nacional del Adulto Mayor, UNAM, quienes reclamaban este viernes su pensión reducida, la cual vienen solicitando desde hace más de cinco años.

Ayer, los funcionarios del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, entre ellos su presidente, Roberto López, ignoraron las demandas de los adultos mayores, cerrando las puertas de la institución.

Lucha aumentará

Porfirio García, Presidente de la UNAM, dijo ayer que para no atenderlos, el presidente del INSS ordenó por segundo día la suspensión de las labores del personal de la institución, y ordenó también resguardar los alrededores del edificio con oficiales de la Policía Nacional y de la seguridad privada.

García agregó que su lucha por la pensión reducida aumentará en los próximos días, advirtiendo la toma de todas las sucursales del INNS, por tiempo indefinido, a nivel nacional.

“Todavía no tengo fecha, pero pensamos tomarnos todas las instalaciones del INSS a nivel nacional, permanecer día y noche, no sé por cuántos días, hasta que haya respuesta a todas nuestras demandas”, dijo García, quien agregó que su organización tiene la capacidad de tomarse todas las instalaciones del Seguro Social con los más de 15,000 miembros en Nicaragua.

Los afiliados miembros de la UNAM demandan la revisión del historial de las semanas cotizadas, la entrega de ayudas técnicas y la solución a los problemas de distribución del bono solidario, que desde hace más de un año les entrega el gobierno.

Protesta continuará

Ni el desmayo de un anciano que estaba en la protesta conmovió a los funcionarios de esta institución para dar la cara. Poco después, la amenaza de lluvia hizo que los protestantes esparcieran su marcha, prometiendo recrudecer sus protestas hasta encontrar eco en el Gobierno.